El tramo de la muralla afectado por el último derribo será restaurado por el Ayuntamiento de Huesca

bomberos muralla Huesca caída

El Ayuntamiento de Huesca será, finalmente, quien se encargue de la consolidación y restauración del tramo de muralla, que se vio afectado recientemente por el desprendimiento de varios sillares y un tapial. El tramo pertenecía al número 40 de la calle Desengaño. Por el momento, se han realizado labores de desalojo del solar inferior, eliminación puntual de restos inestables, limpieza y retirada de parte de materiales derrumbados y de delimitación y vallado provisional de un área de protección. La dirección general de Cultura y Patrimonio es la que ha asesorado a la Comisión provincial de Patrimonio, quien daba el visto bueno para que el ayuntamiento de Huesca acometa la obra.

La dirección general de Patrimonio recuerda en su informe que el solar inferior y parte de los superiores de ese tramo, ya es de propiedad municipal. Además, hay un convenio de acuerdo de adquisición de un nuevo solar. Por ello, proponen aprovechar la oportunidad para que, mediante la oportuna colaboración entre administraciones, se pueda proceder a llevar a cabo actuaciones progresivas tendentes a la puesta en valor de este tramo de la muralla. El ayuntamiento de Huesca se ha comprometido a sufragar los gastos.

Y dichas actuaciones, se indica, teniendo en cuenta la coyuntura económica, se podrían iniciar por la adquisición de solares o partes de los mismos, necesarios para el despeje y saneado de la muralla, y mediante los derribos y eliminaciones puntuales progresivas de restos de edificaciones ruinosas y vegetación adosadas o superpuestas al monumento y que supongan una afección negativa al mismo.

Según se explica en el informe, lo que se cayó, el pasado 10 de mayo, era una tapia constituida por adobas y tapia terrosa de escasa calidad constructiva y sin valor arquitectónico, histórico o artístico. La causa del derrumbe es el muy deficiente estado de conservación que presentaba el elemento constructivo, a lo que habían contribuido negativamente las últimas precipitaciones caídas durante esos días. A ello había que sumar el apreciable estado de abandono de los restos de edificaciones adosadas (que también en parte se han derrumbado) y del terreno del solar los números 42 y 44A de la calle Desengaño, de propiedad privada.

Comentarios