Importantes obras terminarán con la rehabilitación total del convento de Santa Clara

Seis años después de que finalizasen las obras en el convento de Santa Clara, la comunidad que allí habita está llevando a cabo desde hace varios meses nuevos trabajos para acabar de acondicionar todo el cenobio. Los trabajos se sufragan con dinero que obtuvieron tras la expropiación de una parte del huerto. El tejado y los techos, las instalaciones de agua y luz, las ventanas o los suelos, que presentaban mucha humedad, son los objetivos de estos trabajos. Como ya ocurriera en la primera fase, una obra ha llevado a otra, y el proyecto inicial ha debido ser ampliado.

Según explicaba la madre abadesa de Santa Clara, Sor Teresita del Niño Jesús, a la hora de pasar la Inspección Técnica de Edificios, ordenada por el ayuntamiento de Huesca, se comprobó que era necesario cambiar el tejado, un trabajo que ya se ha completado, incluidas algunas vigas de madera, que se encontraban muy estropeadas.

Tras la primera etapa de obras, que afectó a la iglesia y un ala del convento, ahora se actúa en la zona donde las hermanas hacen su vida: las celdas, el refectorio y la cocina. El interior de toda esta zona se ha derribado, y se está rehaciendo. Ello, además de la entrada, la portería, y el locutorio, que se hará más grande para poder recibir visitas. Se han cambiado las instalaciones de agua y luz, y las ventanas, que se encontraban en muy mal estado. La parte inferior del edificio también presentaba humedades, y se comprobó que no había solera, por lo que también se ha acabado actuando en esa zona. Cuando finalicen todos esos trabajos, también se acondicionará el muro que rodea el convento, y que da a la calle Doña Sancha.

La aparición de nuevos trabajos, que se van sumando a los inicialmente previstos, supone que no haya fecha prevista de finalización. Las obras se sufragan gracias al dinero que se obtuvo de la expropiación de una parte de la propiedad, para la urbanización de los terrenos de la Cámara de Comercio.

En la primera fase de obras, se cambió toda la cubierta de la iglesia, se reconstruyeron algunas paredes, se bajó el suelo y también se procedió a la cimentación en algunas zonas. Además, se dispuso una nueva calefacción de hilo radiante.

En el convento de Santa Clara viven en la actualidad seis monjas. Con el fin de dar vida a este cenobio, hace nueve años llegaron varias, y hace quince días tomó los votos una nueva hermana. Este convento, en su misma ubicación, data del año 1262, momento en el que fue comenzado a ser habitado por monjas clarisas.

Comentarios