Sigue la búsqueda de los atracadores de la armería

armería guara tiroteo suceso policía

Continúan este martes las investigaciones por el suceso ocurrido durante la tarde de este lunes en el que el dueño de la Armería Guara resultaba herido de bala en una pierna. Está previsto realizar el análisis de los casquillos de bala de los disparos, toma de declaraciones y las pesquisas para resolver el robo del vehículo en el que los autores del atraco se fugaron, secuestrando incluso a la dueña del coche.

Un hombre de 34 años resultó herido de bala pasadas las ocho de la tarde de este lunes en el intento de asalto que se produjo a la Armería Guara, sita en la avenida Monegros de la capital oscense. Según los primeros datos de la investigación, dos desconocidos -todavía no localizados ni identificados- abrieron fuego en su huida contra el propietario del establecimiento, Rubén Cáncer, que fue trasladado consciente al hospital San Jorge de Huesca y se encuentra fuera de peligro. La bala impactó contra su pierna izquierda, pero, según las primeras informaciones, la herida causada no revestía gravedad.

Las circunstancias del suceso están todavía sin aclarar, pues la Policía no había podido tomar declaración al herido pasadas las doce de la noche. No está confirmado que los asaltantes se hubieran llevado armas o munición del establecimiento, pero pudieron darse a la fuga en un vehículo que previamente habían robado en Zaragoza tras asaltar a su propietaria en la zona de Miraflores. Según fuentes de la investigación, la dueña del Fiat Punto rojo, matrícula 2026CHF, que utilizaron los atracadores, fue maniatada, amordazada y encerrada en el maletero y abandonada posteriormente en un polígono industrial del barrio rural zaragozano de La Cartuja. El coche no había podido ser localizado al cierre de esta edición y la Policía mantenía el operativo de búsqueda que se inició nada más producirse el tiroteo.

Según la declaración de la dueña del coche, los asaltantes eran dos varones españoles que le habrían dicho que iban a utilizar el vehículo para realizar un atentado, pero fuentes de la investigación no precisaron anoche las intenciones de los atracadores. Tras el tiroteo, pasadas las ocho de la tarde, agentes del Cuerpo Nacional de Policía y policías locales se personaron en la avenida Monegros, en cuya calzada se encontraron varios casquillos de bala. También era visible algún impacto en la fachada de un edificio vecino. Toda la zona fue acordonada y la Policía Local desvió la circulación e impidió el paso a vehículos y viandantes mientras se tomaban muestras en el lugar de los hechos y se interrogaba a varios testigos.

Varios vecinos de la zona aseguraron haber escuchado ruidos fuertes, como petardos, y alguno de ellos pudo apuntar la matrícula del turismo en el que huyeron los asaltantes. El padre del herido, Emilio Cáncer, indicaba a preguntas de Radio Huesca que su hijo pudo plantar cara a los atracadores y lo describió como una persona de complexión fuerte. Antes de ser trasladado en ambulancia, pudo hablar con su hijo y declaró que se encontraba bien y consciente.

Comentarios