Finalizado el estudio para reducir la contaminación por lindano desde Bailín

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha concluido la redacción del estudio para la solución más adecuada para derivar las aguas, con objeto de minimizar el aporte de contaminación por lindano del barranco de Bailín en Sabiñánigo.

Las soluciones planteadas permitirán, además, en momentos de precipitación importantes, reducir el volumen de agua para que la depuradora del barranco tenga capacidad para tratar todas las escorrentías de la zona afectada. Para ello, se proyecta el construir un dique en la zona baja del barranco que aumente capacidad de almacenamiento previo a la depuración.

En el estudio aparecen datos de gran interés como los periodos de mayor caudal y precipitación en el barranco, tanto puntual, como medidas mensuales y también recuerda que las muestras tomadas y analizadas en 2016 tanto de suelos, como de agua circulante, han demostrado que la presencia de este pesticida en el Gállego no ha superado ya en ningún momento los niveles máximos establecidos.

Tal y como se había apuntado en su día se propone la ejecución de tres derivaciones de caudal, una principal o bypass, con un punto de toma y una conducción en forma de canal cubierto con el mismo trazado que el barranco. A esto se suma un sistema de compuertas junto a balsas de tormentas que permita la incorporación de otra derivación complementaria. Dividida en dos sectores, tendrá una longitud total aproximada de 1,3 kilómetros

Una segunda derivación que recoja el agua de la lámina de la celda de HCH. Arrancará del actual desagüe, junto a las balsas de control de la nueva celda y acabará en el azud de toma de la derivación de la subcuenca principal.

Un dique en la zona baja que permita disponer de capacidad de almacenamiento para el tratamiento de las aguas del barranco en la depuradora. Estaría ubicado junto a la estación de aforos de la CHE, lo que permite que tenga mayor capacidad de almacenamiento, entre 2.000 y 3.000 m3, con menor altura

Por último, se aboga por la protección de los suelos frente a la erosión con la mejora de la cubierta vegetal, lo que disminuirá la escorrentía y con ello los arrastres. El contenido del estudio ya se ha dado a conocer al Gobierno de Aragón y sus conclusiones serán la base para la redacción del proyecto para la ejecución de los trabajos en el barranco.

Comentarios