Egoitz Egozkue y Daniel García ganan en el VIII Rally de Escalada Fixe-Roca en Riglos

mallos riglos guara

Setenta escaladores procedentes de diversas partes de nuestra geografía, desde Andalucía, Baleares, Levante, Madrid, País Vasco, Navarra, Cataluña y Aragón, se dieron cita en Riglos para participar en el VIII Rally Fixe-Roca, 12 horas de escalada de Riglos, que organiza Peña Guara y que forma parte de la Liga Nacional de Rallys de escalada. Tras el recuento de las vías escaladas y de las puntuaciones conseguidas por cada una de las cordadas, el primer puesto recayó en la cordada vasco navarra formada por Egoitz Egozkue Urbeltz y Daniel García de Eulate que escalaron cuatro veces la Visera por la Zuzem. La Popeye, La Fiesta de los Biceps y la Moskitos además de escalar el Pisón por la vía Tucán Ausente, lo que les supuso un total de 114 puntos y 1.270 metros escalados.

Formando treinta y cinco cordadas de dos escaladores, el máximo número de cordadas admitido por la organización, y tras el sorteo del turno para la elección de la primera vía, a las ocho de la mañana se dio la salida desde el refugio de Riglos y enseguida, las paredes de los Mallos se llenaron de cordadas en una competición para dilucidar cual era la cordada que durante estas doce horas conseguía escalar el mayor número de vías y acumular la mayor puntuación.

Es de destacar la numerosa participación de mujeres. Un total de veinte escaladoras participaron en esta edición del Rally Fixe Roca, sobre todo en la modalidad de cordada mixta.

Numeroso público que aprovechó el magnífico día para visitar Riglos pudo disfrutar del espectáculo de la escalada. Un catalejo situado en el refugio de Riglos donde la organización tenía instalada la central de información y seguimiento de la competición permitía a los espectadores contemplar las evoluciones de los escaladores.

El tiempo acompañó en esta ocasión y contribuyó al buen desarrollo del rally. Excelente temperatura y prácticamente nula precipitación, y eso que las nubes anduvieron amenazando a primera hora de la tarde. Sólo al final de la prueba, cayeron cuatro gotas que casi fueron de agradecer y que para nada perjudicaron a los escaladores.

A las ocho de la tarde, cuando numerosas cordadas se apresuraban para terminar las últimas vías, se dio por terminada la competición.

Como siempre, fue impresionante la calidad de las cordadas participantes que escalaron las más difíciles y exigentes propuestas por la organización. Escalar cuatro o cinco veces en las doce horas paredes desplomadas como la Visera o el Pisón en una escalada tan difícil, atlética y exigente como Riglos sólo está al alcance de muy pocos escaladores.

Tras la cena, entrega de premios y el sorteo de regalos se dio por concluida esta edición del Rally de Riglos que tan buen sabor de boca dejó en los asistentes que prometieron volver en la próxima edición.

Comentarios