Las personas en situación de pobreza severa cuentan con la ayuda de Cáritas

Aragón es la comunidad autónoma en la que más creció, el pasado año 2015, la diferencia entre ricos y pobres. En 2009, nos encontrábamos en el puesto 17 del raking de comunidades autónomas. Cinco años después, se encuentra en el décimo puesto. En Aragón, la renta del 20% más rico es 5,48 veces la del 20% más pobre, casi un punto y medio más que en 2009.

Recientemente se daba a conocer la encuesta de Condiciones de vida de los españoles, realizada por el INE. De este estudio se desprendía que el 14% de los aragoneses vive por debajo del umbral de riesgo de pobreza, una tasa que se encuentra por debajo de la media nacional, que se sitúa en el 22%. Esas personas en una situación tan precaria son las que se atienden desde Cáritas, aquellas a quienes les falta, no todo lo necesario, pero sí muchas cosas necesarias.

Para elaborar esta encuesta, el INE estudia nueve indicadores. El 25% de los aragoneses no cumple al menos dos conceptos, y el 2,5% no cumple cuatro, lo que ya se considera una carencia material severa.

El 5,8% de los hogares aragoneses tiene mucha dificultad para llegar a fin de mes, y el 14,7% llega con dificultad. Tres de cada diez aragoneses no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, ni puede irse de vacaciones. El 8% tuvo retrasos en el pago de gastos relacionados con su vivienda, como hipoteca, alquiler, agua, luz o gas. El 5% no puede permitirse mantener la vivienda con una temperatura adecuada. El 4,6% no puede comer carne o pescado, al menos cada dos días. El 4% no puede permitirse tener coche, ni el 3% un ordenador.

Según el responsable de Cáritas, el mercado laboral tiene que ser cvapaz de generar puestos de trabajo para las personas en exclusión, aquellas que tienen una mayor dificultad para encontrarlo. La respuesta como sociedad, indica, no es completa, porque no es capaz de llegar a aliviar todas las situaciones.

Comentarios