El alcalde de Monzón confía en una reducción del impuesto de 900.000€ que afecta a Hidro Nitro

Álvaro Burrell explicaba, sobre la situación de Hidro Nitro, que espera que las conversaciones con el Gobierno de Aragón fructifiquen y se pueda producir una exención parcial del impuesto medioambiental, ligado a la aplicación de la Ley 10/2015 de medidas para el mantenimiento de los servicios públicos en la Comunidad Autónoma de Aragón, que supondrían 900.000€. Para ello, se basa en la reunión mantenida recientemente con el Director General de Tributos del Gobierno de Aragón, que se mostró muy receptivo, y la diferencia existente entre una empresa que se dedica sólo a generar energía con la empresa montisonense, que además se encarga del mantenimiento de canales y la utiliza para mejorar su competitividad. Según Burrell, toda nueva Ley tiene efectos secundarios y, en este caso, hay que intentar reducirlos.

El alcalde apuntaba que el impuesto viene a gravar la situación de la división de energía que ha sufrido los sucesivos cambios regulatorios en el sector de las renovables, que afectan directamente a la actividad y que se han ido acumulando desde finales de 2012, y dados los nuevos condicionantes de explotación de los ríos y embalses de regulación, la viabilidad económica de la actividad está en serias dificultades.

En este sentido, recordaba que Hidro Nitro ha sido a la única empresa que se ha incrementado el caudal ecológico, por tanto es menor la cantidad de agua que turbinan, cuestión decisiva para terminar 2015 con un resultado negativo de 300.000€. Agua que utilizan para generar energía y que luego la devuelven al río sin merma.

Con respecto a la moción de apoyo a la empresa, espera que salga adelante, ya que no se está en juego una división en concreto, si no el futuro de una empresa con más 200 trabajadores directos y 800 indirectos.

El nuevo impuesto no es sobre la cuenta de resultados, sino sobre una serie de conceptos fijos y se cobrará de manera anual.

Hidro Nitro

El director de Hidro Nitro, Roberto Coloma, explica que la empresa mantiene en su línea de gestión inversiones y actuaciones legales e institucionales, con un claro objetivo a largo plazo de continuidad y mantenimiento del complejo industrial de Monzón. Sus dos actividades, electrometalúrgica e hidroeléctrica, están totalmente ligadas y ambas son vitales para la supervivencia de la empresa.

Entre las reuniones pendientes, se espera poder tener una con el Gobierno de Aragón para explicar la situación de la empresa y sus peculiaridades que la diferencian de otras a las que se les aplica el nuevo impuesto medioambiental.

Comentarios