Los pequeños de Monegros pierden el miedo a emprender

La iniciativa de las cooperativas escolares en Monegros lleva muchos años de implantación en el territorio a través del programa educativo “Aprender a emprender”. Venía siendo una de las principales actividades de Estepárea, y este año, se ha querido mantener después del trabajo que llevan a cabo a lo largo del curso. El objetivo es encender en los más jóvenes la llama de la cultura emprendora, como medio para fijar población en el territorio.

En este caso eran un total de 106 alumnos de 5º y 6º de primaria de los colegios públicos de Sariñena y Grañén (CEIP La Laguna y Colegio Público Santiago Apóstol), que han conformado hasta seis cooperativas diferentes. Cada una de las cooperativas tiene su propio nombre y vende diferentes productos pero todas comparten la misma filosofía: cooperar entre todos como si fueran pequeñas empresas.

Como colofón de toda la actividad del curso, los niños y niñas vendían la gran mayoría de sus productos durante el mercadillo de los viernes en Sariñena. Por un módico precio los visitantes podían adquirir marcapáginas, billeteros, broches, llaveros o collares que ellos mismos diseñan y elaboran artesanalmente. Con el apoyo y asesoramiento de sus profesores durante todo el proceso, parte del dinero recaudado lo destinan a diferentes causas sociales, como por ejemplo, el Banco de Alimentos o con la empresa Marsi Bionics, que diseña y fabrica exoesqueletos para niños con diferentes enfermedades.

La feria está organizada por la Comarca de Los Monegros, desde donde consideran que es muy importante comenzar desde la infancia fijando estos conceptos.

Para cerrar la única jornada que este año se dedica a Estepárea, alumnos de secundaria, del IES Gaspar Lax de Sariñena, así como del Aula de Capacidades de este centro y del CEIP La Laguna de la capital monegrina, también exponían diversas iniciativas que han llevado a cabo a lo largo del curso con proyectos sobre creatividad literaria, astronomía o robótica.

Comentarios