Ambiente festivo en la cuarta romería ciudadana a La Cartuja

romería la cartuja

Un centenar de personas participaban en la romería ciudadana reivindicativa que cada primer domingo de junio convoca la Plataforma Ciudadana Salvemos La Cartuja. La novedad es que el encuentro debía desarrollarse en el exterior del conjunto monástico por motivos de seguridad debido a las obras de rehabilitación que se están llevando a cabo por parte de su propietaria, la Diputación Provincial de Huesca.

Ha pasado un año desde el traspaso a manos públicas de La Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes, algo que se valora con gran satisfacción por parte de la Plataforma. Salvador Trallero es uno de sus integrantes y hacía referencia a esta cuestión.

También Ana Gómez, quien señalaba que el siguiente paso que están esperando con ilusión es la elaboración de un Plan Director que planifique una vía de desarrollo adecuada para este monasterio.

En este sentido, miembros de Apudepa, otro colectivo presente en las reivindicaciones de La Cartuja en conjunto con la Plataforma, subrayaban que la sociedad monegrina y las asociaciones del territorio deben de colaborar y aportar a dicho Plan.

Belén Boloqui era una de las integrantes que nuevamente no se quería perder esta cita con carácter festivo pero también reivindicativo. Subrayaba la importancia del espíritu ciudadano en la lucha por devolver el esplendor al monasterio, al mismo tiempo que alababa la implicación que está demostrando la Diputación Provincial de Huesca desde que lo adquirió.

El encargado de dar lectura al manifiesto reivindicativo en esta edición era Alberto Borrás, como representante de los herederos de la familia Bastaras, antiguos propietarios de La Cartuja, pero le surgía un imprevisto de último hora. En su nombre Salvador Trallero daba lectura al texto elaborado por Borrás, en el que hacía referencia al proceso de negociación frustrado para su adquisición con el anterior ejecutivo autónomo de Rudi, manifestando lo que considera un “desprecio al mundo rural” y señalando que “es indudable que sin una demanda social clara la ‘batalla’ no se habría ganado”.

Entre los cantos, jotas y música de la Trova Sariñenera, la Escuela de Jota de Sariñena y la voz de El Chato de Pallaruelo, durante la mañana del domingo se celebraba esta romería que un año más llegaba en carros y caballos, y en vehículos particulares desde distintas poblaciones del entorno.

Comentarios