Los detenidos, miembros del clan de los Ortiz

Atraco BBVA, calle Zaragoza, Huesca, 23 enero 09

Los dos detenidos por el atraco a la armería Guara de Huesca pertenecen a un conocido clan zaragozano, el de los Ortiz.

Uno de ellos, Benito Ortiz, fue detenido y procesado por un atraco frustrado en la sede del BBVA en la calle Zaragoza de Huesca. Benito Ortiz Pérez, junto a Pedro Pilarces, intentaron asaltar la mencionada sucursal bancaria, pero un cliente, guardia jurado de profesión, junto al cajero de la entidad, consiguieron reducir a ambos atracadores.

En el juicio, Benito Ortiz exculpó a dos de sus hermanos, Antonio y Pedro, negando que colaboraran en los hechos que se enjuiciaban.

Según fuentes policiales, los detenidos en Valencia como supuestos atracadores de la armería serían Benito Ortiz y su hermano Pedro.

ASÍ FUE EL ATRACO DEL BBVA

Benito Ortiz entró primero y fue directo a la caja, donde apuntó con la pistola a los dos empleados que la atendían y les exigió «el dinero». Mientras, su compañero esperaba en la fila de clientes con la pistola escondida. Ortiz obligó a uno de los trabajadores a acompañarle a la 'caja discreta', pero este se resistió, algo que no le sentó bien al delincuente «porque no sé por qué tenía que defender lo que no es suyo», dijo. De hecho, «me harté tanto que disparé al techo para intimidarle», confesó. Tras ello, el cajero accedió a darle el dinero y lo metió en una bolsa de plástico.

Cuando salía de la caja con el botín, su compañero golpeó con la pistola a un cliente creyendo que pretendía enfrentarse con él. El agredido, vigilante de seguridad, se quedó aturdido y al ver pasar junto a él al primer atracador con la pistola, se lanzó sobre él iniciando un forcejeo en el que se disparó de nuevo el arma, pero el tiro no hirió a nadie. Pilarces intentó que le soltara pegándole varias veces en la cabeza con la culata del arma, pero el cliente aguantó. Entonces, el cajero se abalanzó sobre el segundo atracador e iniciaron otro forcejeo. A ellos se unieron otros clientes y empleados que al final les desarmaron.

Comentarios