Comienza el periodo de mayor riesgo de incendios

El director general de Gestión Forestal, Caza y Pesca, José Ramón López Pardo, ha presentado la campaña de incendios de la presente temporada, junto al jefe de servicio de prevención y extinción de incendios, Carlos Cacho. Ambos recordaban la importancia de extremar las precauciones antes de realizar actividades desarrolladas en el campo, puesto que el 80% de los incendios que se producen en Aragón tienen como causa el factor humano. Asimismo, el Gobierno de Aragón recomienda planificar esta actividad, tanto de uso agrícola como de ocio, teniendo en cuenta los niveles de prealerta establecidos desde el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad. Puesto que, en los últimos quince años el 90% de la superficie forestal se ha quemado en tan solo el 1% de los incendios y todos ellos tuvieron lugar en días de prealerta rojo y rojo +.

Asimismo, López Pardo hacía hincapié en la efectividad del operativo de prevención y extinción de incendios en Aragón que se sitúa por encima de la media nacional. Aseguraba que el 78% de los incendios se extinguen en la fase de conato, menos de una hectárea, lo que demuestra el gran esfuerzo que se hace por mantener un operativo amplio y eficaz.

El próximo 16 de junio la campaña de extinción de incendios de 2016 entrará en la denominada fase 3, la de máxima activación de medios disponibles, tanto en puestos fijos de vigilancia como en cuadrillas forestales y conductores de autobombas. En este periodo entrarán en funcionamiento la totalidad de los medios aéreos y terrestres que se dispongan de acuerdo con el despliegue previsto para 2016.

Esta fase terminará el 15 de septiembre, dando paso a la última de las cuatro en que se divide el año. La duración de cada una de ellas se establece en función de la estadística histórica de incendios, las necesidades de gestión actual del operativo de prevención y extinción de incendios y otro tipo de previsiones. Estas divisiones son, en cualquier caso, susceptibles de modificación en atención a la evolución del riesgo de incendios forestales o de otras necesidades.

La estrategia de 2016 del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, en todo caso, mantiene las líneas prioritarias en materia de prevención y extinción al continuar con la intervención combinada de sus medios de prevención y de otras herramientas e instrumentos de la gestión forestal. En este último caso con el objetivo de mejorar las condiciones de los bosques frente a los incendios, adecuar la disponibilidad de medios preventivos y de extinción a lo largo del año, y optimizarlos con respecto al riesgo estacional y local.

También se continúa apostando por la formación, el perfeccionamiento continuo y la especialización, así como con la estrecha vigilancia de la seguridad en todas las operaciones y la incorporación de nuevas tecnologías.

Las Cortes de Aragón aprobaron para la Dirección General de Gestión Forestal, Caza y Pesca un importe de aproximadamente 28 millones de euros de inversión para el año 2016. De éstos, las acciones principales para la prevención y lucha contra los incendios forestales suponen 23,9 millones (no se contabilizan los costes internos del departamento, tales como salarios, guardias, gasto corriente del parque móvil, instalaciones, etcétera).

Los medios que se activan en las diferentes fases consisten, básicamente, en cuadrillas de lucha contra incendios (terrestres y helitransportadas), autobombas forestales y medios aéreos, puestos de vigilancia, emisoras provinciales, maquinaria pesada (buldócer), puestos y vehículos de mando y comunicaciones y agentes para la protección de la naturaleza y personal técnico propio del Gobierno de Aragón, que realiza las funciones de dirección, gestión y coordinación de los trabajos.

En cuanto a medios humanos, la Dirección General de Gestión Forestal contará este año con 1255 personas entre medios propios y el operativo contratado por la empresa pública Sarga.

Además de los vehículos propios del departamento, que, como en años anteriores, se despliegan por la comunidad autónoma, se integran en la Fase 3 nueve autobombas conveniadas con comarcas y Diputación Provincial de Teruel a través de diversos protocolos de colaboración.

Ello supondrá que en las fechas centrales de la campaña funcionarán 39 autobombas: 10 en Huesca, 10 en Zaragoza y 19 en Teruel, según los emplazamientos indicados en la relación. Estos vehículos están operados por personal propio de departamento y por personal específicamente contratado por Sarga.

El despliegue se compone de un total de 80 puestos de vigilancia fijos en todo Aragón: 24 en Huesca, 20 en Zaragoza y 36 en Teruel, distribuidos de forma homogénea por toda la geografía aragonesa.

Se distinguen tres tipos de puestos de vigilancia, según su estructura: casetas, torres y refugios. Todos ellos constan del equipamiento necesario para la correcta detección y comunicación (mapas, emisora, brújula, prismáticos…).

La comunidad despliega un conjunto de medios aéreos para la prevención y lucha contra los incendios forestales que constituyen un elemento indispensable para lograr una rápida llegada de los primeros medios al incendio, realizar una evaluación de su peligrosidad y posible evolución e iniciar los trabajos de ataque. Aragón cuenta con un helicóptero activo fijo en Alcorisa, al que se incorporaron otros dos en Ejea de los Caballeros y Peñalba en los primeros meses del año, de forma que hay un helicóptero por provincia para atender los posibles incendios de la campaña invernal. El resto de medios aéreos operados por la comunidad autónoma se incorporan con carácter general el 1 de junio (Teruel, Calamocha, Brea de Aragón, Bailo, Boltaña). Todas las aeronaves están dotadas de equipos de seguimiento de flotas a través de GPS que permiten conocer las posiciones desde los servicios centrales, provinciales y Puesto de Mando Avanzado. En 2016, 2017 y 2018 se contará además con sistemas de captura y envío automático de imágenes en los helicópteros de coordinación y de Boltaña, Peñalba, Alcorisa, Ejea de los Caballeros y Teruel.

El protocolo de las diferentes fases

- FASE I: Del 1 al 31 de enero, ambos incluidos. Fase de baja activación de medios. No cuenta con cuadrillas terrestres, conductores de autobombas contratados ni puestos fijos de vigilancia. En cambio, sí está activa la cuadrilla helitransportada de Alcorisa, así como el helicóptero y tripulación asociados.

- FASE II: Del 1 de febrero al 15 de junio, ambos incluidos. Se trata de una fase de activación media de los medios de extinción, tanto de cuadrillas forestales, para la realización de actuaciones en los montes de carácter preventivo, como de conductores de autobombas y puestos fijos de vigilancia. Durante esta fase también se incorporan los helicópteros y cuadrillas helitransportadas asociadas de Ejea de los Caballeros, Peñalba y Teruel.

Se divide a su vez en dos periodos:FASE II A: Del 1 de febrero al 15 de marzo (inclusive) en el que la activación se ve reforzada en puntos especialmente sensibles a la afección de incendios con origen en quemas agrícolas o de pastos. FASE II B: Del 16 de marzo al 15 de junio, en la que los medios ya contratados pueden disfrutar de vacaciones, progresivamente y en función del riesgo, a medida que otros medios se van incorporando.

- FASE III: Del 16 de junio al 15 de septiembre, ambos incluidos. - FASE IV: Del 16 de septiembre al 31 de diciembre, ambos incluidos. Es una fase de activación baja en la que se procede a una reducción paulatina de los medios terrestres y aéreos en función de la peligrosidad previsible.

Comentarios