Los empresarios presentan propuestas para favorecer la economía a los candidatos políticos

Ante las próximas elecciones generales, CEOS-CEPYME Huesca ha remitido una carta a los principales partidos políticos, que incluye un documento consensuado entre las organizaciones empresariales en el seno de CEOE, que sobre la base de 15 propuestas, sirve como resumen de las posiciones que esta organización defiende como idóneas para favorecer el desarrollo socioeconómico.

Los empresarios recuerdan que esta Confederación está compuesta por 74 organizaciones, que integran a más de 7.000 empresas de todos los tamaños, además de autónomos y grandes empresas a título individual. Por ello, y debido a que la Constitución les otorga la representatividad exclusiva de la totalidad del tejido empresarial, se ofrecen también a intercambiar impresiones, y facilitar opinión sobre cuestiones de estricto carácter provincial.

Desde CEOS añaden que desean que el resultado de las elecciones del 26 de junio conduzca a la formación de un gobierno que garantice la necesaria estabilidad que se requiere en el proceso de recuperación de la profunda crisis por la que hemos atravesado. En CEOE recuerdan que para que esa recuperación de consolide, es necesaria la adopción de políticas económicas y sociales, centradas en la eficiencia de los recursos, mediante reformas estructurales y un mejor control y asignación del gasto público, en especial en su vertiente no productiva. Para ello, se requiere contar con una imprescindible estabilidad institucional, que respalde las grandes líneas de reforma de política económica, que siguen siendo necesarias para que la recuperación sea sostenible, duradera y, sobre todo, que se traslade al conjunto de la sociedad.

La ausencia de un horizonte político definido, la falta de disciplina presupuestaria y el abandono del proceso de reformas estructurales son los principales riesgos, que pueden frenar el ciclo económico de recuperación. En este ámbito, desde CEOE creen que el nuevo Gobierno tendrá en sus manos la capacidad de reducir e incluso eliminar estos riesgos internos, y deberá perseguir tres objetivos principales: garantizar la estabilidad política, intensificar el proceso de consolidación fiscal, y continuar el proceso de reformas estructurales.

Las 15 propuestas empresariales son: unas cuentas públicas saneadas, una fiscalidad que contribuya al crecimiento, flexibilización para la creación de empleo, negociación colectiva y diálogo social, sistema de Seguridad Social sostenible, un marco formativo favorable a la actividad empresarial, más empresas para una Unión Europea más próspera, innovación y transformación digital, educación para impulsar la competitividad, formación profesional para el empleo, política industrial, energía competitiva, medio ambiente y cambio climático, infraestructuras, transporte y vivienda, turismo, fortalecer el sector exterior, sanidad y sistema de dependencia, e igualdad de oportunidades como cuestión estratégica y social.

Comentarios