Miguel Ángel Muñoz gana el concurso del cartel de las fiestas de Santa Orosia 2016

Las fiestas de Santa Orosia y San Pedro de Jaca ya tienen cartel anunciador. El concurso que cada año convoca el Ayuntamiento ha elegido la imagen Miguel Ángel Muñoz que tiene como lema “Unidos”. La imagen muestra en primer término un teléfono móvil del que sale uno de los cabezudos típicos de las fiestas. Tras él, presidiendo el cartel, se ve el pendón de Jaca con la inscripción de la Real Hermandad de Santa Orosia.

Las fiestas patronales se celebran del 23 al 29 de junio. Santa Orosia es la patrona de Jaca y de sus montañas. Desde hace siglos, el 25 de junio se celebra la procesión en honor de la Santa, que reúne a todos los pueblos del Campo de Jaca con sus respectivas cruces parroquiales. Hay algunos antropólogos que aseguran que la fiesta tiene un origen pagano, de bienvenida equinoccial. La jornada tiene algo de ritual atávico en el que no se le puede perder la vista a algunos elementos que resultan claves para entender todo el lenguaje simbólico que desprende.

Precisamente las localidades de la zona se han unido para pedir al Gobierno de Aragón la declaración de “Bien de Interés Cultural” para Santa Orosia.

La tradición dice que Orosia era una princesa venida de Bohemia que fue martirizada por defender su pureza. Un pastor encontró su cuerpo decapitado y llevó la cabeza al cercano pueblo de Yebra de Basa y el tronco y las extremidades a Jaca, que se conservan en el altar mayor de la catedral.

Por eso cada 25 de junio las dos localidades coinciden para celebrar su día grande. En Jaca se llevan en procesión las urnas que guardan esos restos mientras los danzantes bailan antiguas danzas de castañuelas y palos al ritmo que marca el salterio y el chiflo, otra rareza que sólo se encuentra en estas montañas. La jornada finaliza con la exposición pública de todos los mantos que a lo largo de los siglos han sido bordados en honor de la patrona. El obispo los saca uno a uno y los eleva al cielo. Otra imagen que tiene una extraña fuerza.

Hasta mediados del pasado siglo Santa Orosia atraía a una legión de discapacitados psíquicos que en la creencia popular estaban poseídos por el diablo. Eran los famosos endemoniados, que protagonizaban lo que alguien llamó “una triste danza de muerte en vida”.

Comentarios