Las técnicos del INAGA defienden su informe sobre la planta de la biomasa de Monzón ante la Juez

Pablo Malo

Este viernes, la Juez Titular del Juzgado de  Primera Instancia e Instrucción de Monzón tomó declaración a las dos técnicos del INAGA, que informaron sobre la declaración ambiental integrada para la ubicación de una planta de biomasa a 600 metros del casco urbano, promovido por Forestalia Renovables. Las investigadas defendieron a ultranza que su informe es el válido y no los de otros departamentos o los externos presentados.

Con ella se completa la primera fase de instrucción en la que también se tomó declaración a dos técnicos municipales sobre la tramitación de interés público, que explicaron que ellas informaron, pero no tomaron la decisión.

Una vez tomada la declaración a las técnicos del INAGA, la Juez decidirá si archiva la querella criminal presentada por la Plataforma No a la Incineradora de Monzón-Ecologistas en Acción. Se les acusa de presuntos delitos  contra la ordenación del territorio y urbanismo y contra los recursos naturales y medio ambiente. Para Pablo Malo, abogado de la acusación no se ha despejado los informes contradictorios, ya que las técnicos se han dedicado a defender el suyo.

Las técnicos de la DGA debían explicar su informe favorable, después que Ecologistas en Acción, denunciantes, aportaran un informe del Servicio de Cambio Climático que ponía en tela de juicio el estudio de dispersión de contaminantes presentado por el promotor de la planta de biomasa.

Entre las carencias detectadas en la instrucción están la falta de un estudio de contaminación de ozono que es perceptivo y la no consideración de elementos contaminantes como los hidrocarburos u otros contaminantes. Cabe recordar que para  quemar los 51.000 kilogramos de materia prima a la hora tienen que llegar por medio del transporte de camiones.

Dos puntos separan a la empresa promotora y a la plataforma. En primer lugar, la distancia de la planta al casco, mientras que Forestalia defiende su ubicación como idónea y sin peligro para los ciudadanos, los ecologistas la quieren en un radio de 5 kilómetros. En segundo lugar, el estudio de la dispersión de contaminantes mientras que los primeros anuncian un trabajo profesional que minimiza los posibles riesgos,  la plataforma insiste en que ese informe no contemplará las emisiones del invierno de la ciudad por lo que estará incompleto.

El abogado de la acusación entiende que el proyecto se debería haber paralizado hasta que se esclareciera la querella y considera que la Juez debe seguir investigando y no sobreseer la querella.

Comentarios