Horarios de las clases de religión

Laura Alins Rami

Presidenta del Sindicato de profesores ANPE-Aragón

En las recientes Instrucciones para la distribución horaria de Educación Primaria para el curso 2016-17, en Aragón, la asignatura de religión queda reducida a una sesión de 45 minutos, es decir a la mitad del tratamiento actual; y deja a la decisión del claustro la posibilidad de incrementar la carga horaria

Con anterioridad a estas instrucciones ya se había reducido en una hora la clase de religión en Secundaría, y el reciente currículo de Secundaria y Bachillerato elimina la asignatura de religión en segundo de bachiller, tratándola como una asignatura extraescolar y, obligando a los alumnos que deseen cursarla, a asistir una hora más al centro (31 horas). Muchos centros ya han anunciado que, en estas condiciones, ni siquiera la van a ofertar.

Ninguna negociación ha precedido a estas medidas que el Gobierno de Aragón ha tomado unilateralmente, y que crean una gran incertidumbre entre el profesorado de Religión. Medidas que presentan una indudable carga ideológica y totalitaria, y que no son acordes con nuestro marco legislativo actual, ya que suponen el atropello al derecho constitucional según el cual “ Los poderes públicos garantizarán el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones” ( Ar, 27.3 Constitución), así como a los acuerdos internacionales vigentes, según los cuales la asignatura de religión se garantizará “ en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales” (Ar. 2 del acuerdo Santa Sede-Estado).

Especialmente grave es el desprecio mostrado por nuestro gobierno autonómico a los derechos laborales de los profesores de religión, que son personal laboral público, la mayoría con contratos indefinidos, y unos derechos adquiridos. Más de 300 profesores, muchos de los cuales han estado prestando sus servicios durante años a la comunidad aragonesa, van a ver reducido su horario y sueldo a la mitad y no se les ofrece al respecto solución ni compensación alguna. Los sindicatos de la enseñanza llevamos dos meses esperando ser recibidos para negociar con la DGA la forma de minimizar el impacto en los contratos laborales. A estas fechas aún no se nos ha convocado ANPE exige al gobierno de Aragón que garantice las condiciones laborales de este colectivo de profesores, y demuestre que su discurso relativo a la protección de los trabajadores es real y efectivo.

Comentarios