El PAR considera que este ha sido un ‘año perdido’ para Huesca

El comité municipal de Huesca del Partido Aragonés ha realizado un balance negativo del primer año de mandato del ayuntamiento oscense bajo el gobierno tripartito. Valora que “ha sido un año perdido” para la ciudad y para sus vecinos a causa de la nula gestión del “tripartito del cambio a peor”, que detalla en diversas y numerosas cuestiones. El comité reclama modificar los enfoques y la tarea municipal “por el bien de los oscenses”.

Este comité destaca “el riesgo que supone para la ciudad, la actuación del gobierno tripartito del ayuntamiento en este primer año de mandato, que en caso de continuar sin modificaciones, logrará paralizar por completo Huesca, cuya actividad se mantiene gracias a los oscenses, las empresas y la sociedad civil”.

Al realizar este balance anual, el PAR considera que “habiendo transcurrido ya la cuarta parte de su mandato, siguen presentes los comportamientos y declaraciones de un equipo de gobierno que parece recién llegado y todavía está planeando qué hacer. La percepción entre los oscenses es que no ha hecho nada concreto y así es. Ha sido un año perdido para la ciudad”.

El comité detalla los aspectos de este balance en asuntos como las mejoras urbanas paralizadas, centros de salud aplazados, camping cerrado o lo que denominan “la permanente generación de conflictos artificiales y dañinos refiriéndose a asuntos como los toros, mairalesas, procesiones, aragonés o la Fundación Congresos. El PAR habla también de lo que, consideran, una política de gestos que, añaden está reemplazando a la eficacia pero que, explican “ha fracasado, la profusión de medidas para contentar a los socios minoritarios del tripartito y apuntalar la alcaldía, el incumplimiento de sus promesas inmediatas (derribar los avances en peatonalización, facilitar viviendas a todas las familias que la han perdido, remunicipalizar todos los servicios públicos, abrir una total participación -meses sin Ponencia de Movilidad-, trasladar la subestación, cambiar el modelo productivo…) ha sido sistemático, aunque en algún caso, como la reapertura al tráfico del centro, afortunadamente favorable para Huesca. En cualquier caso, nula gestión sin resultados”.

“El Pacto por el Empleo -añade el PAR de Huesca- es un documento válido gracias a los agentes sociales y empresariales y a la voluntad de consenso de la oposición, a diferencia de quien en el anterior mandato bloqueó ese acuerdo. Sin embargo, el desarrollo del pacto, condicionado a la gestión municipal y a la implicación externa, es todavía incierto, al igual que sucede con ‘Huesca Más Inclusiva’. La estabilidad del gobierno local no puede ser calificada de éxito, como se ha hecho, sino como un requisito necesario para propiciar una mejor labor del ayuntamiento, pero ésta no se ha producido y el precio de la estabilidad ha sido la cesión al capricho y la polémica. Además, ante el mínimo problema, como el caso del cese de los policías locales, no se ha aportado una salida”. Según el comité municipal, “hacerse publicidad a través de cada iniciativa ajena (como las empresas que ya tenían anteriormente planes de ampliación en Plhus o Walqa) o atribuirse como un triunfo que los servicios municipales sigan funcionando, evidencia la escasez de resultados de un ayuntamiento que sólo cabe calificar como el del tripartito del cambio a peor”.

Finalmente, el Comité municipal del Partido Aragonés reclama al gobierno local, “que modifique de una vez los enfoques políticos, aprendiendo a distinguir entre las soflamas electorales con las que llegaron al ayuntamiento en junio de 2015 y persisten frente a la verdad de la responsabilidad, la realidad, la continuidad de lo que se estaba haciendo bien y las mejoras necesarias. La apuesta por el trabajo eficiente y no tanto por la proclama vacía, resulta imprescindible por el bien de los oscenses”.

Comentarios