Entabán exige en Sabiñánigo, una solución inmediata para nuestro particular “Chernobyl aragonés": el lindano

entabán

Este domingo, Entabán en su visita al Sabiñanigo y Jaca, ha informado a la ciudadanía sobre su proyecto en las mesas informativas que se han instalado y han recogido las inquietudes de los habitantes de la Comarca del Alto Gallego y de la Jacetania, con un marcado énfasis en el problema del lindano. En la visita, han estado presentes el cabeza de lista por Huesca al Congreso de los Diputados, Chabier Vicente, y la número 2, Marie Calvo, y el candidato nº 3 a la Cámara Baja, Vicente Mairal Fañanás, y el candidato al Senado, Miguel Angel Pes.

Para Entabán, queda claro que el “problema del lindano” es uno de los desastres ambientales más graves ocurridos en Europa en los últimos años. Algunas asociaciones y colectivos ecologistas, dicen que el más grave después de Chernobyl. De hecho, hay quien lo denomina “el Chernobyl químico” y en este caso lamentablemente, ha ocurrido en Aragón.

Según Chabier Vicente, es un problema gravísmo, tras el cual han sufrido y siguen sufriendo las consecuencias principalmente los pueblos regados por el río Gállego y sus gentes. Se trata de la contaminación por lindano, originado por la actividad de la fábrica de pesticidas de Inquinosa en Sabiñánigo (Huesca) desde su instalación en el año 1975.

Según los expertos -sostiene Vicente-, "el lindano es un pesticida persistente que se acumula en el tejido graso y se magnifica en la cadena alimentaria de tal manera que, de animales inferiores hasta el hombre, va aumentando la concentración y se acumula definitivamente en el tejido graso de las personas expuestas” Además, insiste, “el lindano está asociado con el cáncer de mama y con varias malformaciones. Se asocia también con problemas de esterilidad. Es un problema enorme, al cual debemos dar una solución inmediata".

Todo este desastre se generó por las deficientes condiciones de fabricación y almacenamiento del tóxico por parte de la empresa, que pronto empezaron a manifestarse en el medio ambiente. Y lo peor de todo - asevera Chabier Vicente- es que, “por supuesto contaminaron, pero no pagaron”.

Entabán recuerda que la fábrica de Inquinosa cerró a mediados de los años 90, pero el foco de contaminación seguía existiendo desde los vertederos instalados, auténticos dosificadores de veneno a través del suelo y, sobre todo, a través del río Gállego, convertido en distribuidor del contaminante con un alcance aún desconocido, pero cuyos indicios son absolutamente desalentadores.

Luego, la irresponsable e insolvente gestión del problema por parte de las administraciones hizo -y está haciendo, dicen- el resto: tierras y aguas envenenadas y, en consecuencia, un daño al medio ambiente y a las personas que con el tiempo se podrá ir evaluando.

En Entabán, entienden que “la responsabilidad es compartida: tanto para los que hicieron como para los que dejaron hacer”. "Está claro -dicen- que las administraciones públicas responsables son la Diputación General de Aragón y la Confederación Hidrográfica del Ebro, principalmente. Pero no solo de las actuales, sino de las administraciones durante más de 40 años".

Por último añade Vicente con rotundidad que “para Entabán esta es una historia de auténticos criminales contra el medio ambiente y la salud pública, que habrá que averiguar e investigar en que medida es responsable cada cual, tanto los empresarios sin escrúpulos, administradores incompetentes, o incluso mentirosos y prevaricadores políticos".

Comentarios