Solo queda un ingresado en un hospital zaragozano de la Quebrantahuesos

Desde la Peña Ciclista Edelweiss su vicepresidente, Roberto Iglesias, ha comentado que en esta edición la cifra de lesiones graves ha sido menor que en otras ediciones, salvo la muerte del cicloturista por infarto en la Treparrsicos. En los centros sanitarios franceses no s encontraba nadie ingresado y tan solo quedaba uno de los participantes en un centro hospitalario de Zaragoza, a las 24 horas de concluir las marchas.

Desde la organización para la Quebrantahuesos ya se determinó el exigir un certificado médico para esta edición. Iglesias al respecto ha precisado que va a normalizarse el pedirlo para cualquier tipo de prueba, ante posible problemas cardiacos.

En el caso de la Treparriscos van a estudiar para la próxima edición el pedirlo. No obstante facultativos han comentado que con este tipo de pruebas que se han realizado en España ante diferentes citas deportivas, muchos han descubierto problemas de salud, iniciándose un tratamiento y reorientar su actividad con el deporte.

En esta edición con la situación adversa de bajas temperaturas y lluvia, muchos ya vinieron preparados. En la QH 1.300 de los inscritos determinaron no hacerla y 2.400 se retiraron antes de llegar a la zona francesa de Escot. Por lo que fueron más de 5.250 los que se propusieron el terminarla, a lo mejor no en el tiempo que tenían previsto.

Como una actuación final, la voluntad de la Peña Ciclista Edelweiss, en su lucha por el respeto al Medio Ambiente en actuaciones directas para limpieza, se plasmó de manera clara en una actividad que año tras año realiza un ilusionado equipo de trabajo, que este domingo llevó a cabo la limpieza en de todo el recorrido por el que se desarrollaba la prueba.

En esta ocasión fuero 43 personas, voluntarios de la peña y Andarines de Aragón, que salieron desde la ciudad serrablesa para hacer este cometido. Comprobando una menor cantidad de desechos., que en anteriores ediciones.

Comentarios