Sáenz de Santamaría dice que ha costado demasiado salir de la crisis, como para retroceder

Soraya Saez de Santamaría

La candidata nº 2 del Partido Popular por Madrid y vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, visitaba la localidad de Bolea. Allí, en un campo de cerezas, la popular asistía a la cosecha de los frutos, y realizaba declaraciones en el arranque de la última semana de campaña. Recordaba que en España hay mucha gente que vive en el campo, y que debe seguir trabajando en el mundo rural, donde debe tener las mismas expectativas y las mismas capacidades y oportunidades que quien vive en las ciudades. Indicaba que el partido que está verdaderamente preocupado por el mundo del campo es el Partido Popular.

Reconocía que empresas como las que conocía este lunes, con mucho esfuerzo y trabajo están generando valor añadido y son el futuro de lo que hay que conseguir en España. Las medidas para impulsar ese crecimiento y la transformación en el mundo del campo deben generar mayor valor añadido para que los jóvenes permanezcan el el campo. Decía que hay representantes de otros partidos que olvidan que hay gente que ha hecho de vivir en el campo su opción y aprovechaba el momento para hacer una defensa de las comarcas y las diputaciones provinciales.

Sáenz de Santamaría afirmaba que no son un partido exclusivamente urbano, sino que también tiene un anclaje y un conocimiento del mundo rural que hay que reivindicar.

Y ubicada ya en los últimos días de campaña, la candidata popular diferenciaba entre posibles opciones de gobierno. El suyo -dijo-, moderado y centrado en el bienestar social, el crecimiento económico y la recuperación, o uno radical y de extrema izquierda, con modelos superados.

En provincias como Huesca, para Sáenz de Santamaría, la única opción con posiblidades para salir adelante un gobierno moderado es la del Partido Popular. A su juicio, ha costado demasiado salir de la crisis, como para retroceder.

Añadía que Aragón es la Comunidad autónoma donde más han subido los impuestos y donde más se ha deteriorado la política social, porque las listas de espera han subido un 75%.

La candidata popular añadía que, democráticamente, habría que permitir que gobernase la fuerza más votada por los españoles.

Comentarios