Ángel Pérez: "Los bienes deben regresar como muestra de respeto al pueblo aragonés"

Ángel Pérez

El acto religioso por excelencia en las fiestas de San Ramón en la ciudad del Vero era la tradicional procesión y misa este martes en la ermita de este santo. El obispo de Barbastro- Monzón, Ángel Pérez, pronunciaba una homilía en la que, entre otros temas, apelaba al sentimiento de unión del pueblo aragonés y se refería al litigio por los bienes de arte sacro, propiedad de las parroquias de la Diócesis, que se encuentran en depósito en Lérida.

Pérez afirmaba que las obras “regresarán a las parroquias aragonesas más pronto que tarde” porque “la sociedad civil catalana exigirá a la clase política el cumplimiento de la justicia”. Es una cuestión de “respeto a un pueblo hermano”, añadía.

El obispo aludía en su discurso a la necesidad de planificar una ruta del Románico en Aragón que “generaría riqueza, cultura y arte y ensalzaría las raíces cristianas”. Se trataría de un trayecto que seguiría el Camino de Santiago y permitiría la colaboración con las diócesis de Pamplona, Jaca,Huesca; Lérida y la Seo de Urgell, e incluso entre distintos estados, como España, Andorra y Francia.

Para ello, el primer paso es preservar y poner en valor el arte y el patrimonio del que se dispone en la actualidad y difundirlo de manera que redunde en beneficio común, lo cual podría paliar la desaparición del medio rural y, por tanto, de la idiosincrasia aragonesa.

Ángel Pérez hacía referencia durante esta tradicional misa en honor de San Ramón a la igualdad de derechos y oportunidades para todos los ciudadanos con independencia de sus creencias, cultura o sexo, defendía el papel primordial de una educación de valores que construya personas y la necesidad de paliar la pobreza. Mención especial tenía para las mujeres con el objetivo de lograr la conciliación entre la vida profesional y familiar: "el respeto a la integridad, singularidad y dignidad de cada mujer, dándole más libertad para tener los hijos cuando ellas decidan y de criarlos durante el tiempo que deseen sin que peligre su puesto de trabajo ni su salario laboral".

Se trataba del día grande de las fiestas de San Ramón en Barbastro porque fue el 21 de junio de 1126 cuando murió el Santo Obispo en la ciudad de Huesca. Los vecinos de la ciudad del Vero viven las fiestas en su honor con una gran devoción especialmente este año porque se cumple el 900 aniversario de su destierro de Barbastro a Roda de Isábena. Los espectáculos culturales, actos religiosos y actividades deportivas que conforman el programa festivo se prolongan hasta este sábado 25 de junio.

Comentarios