Tras la inversión de 100 millones de euros en la línea Oloron-Bedous, Aragón urge la mejora de la línea en España

Luis Granel, un histórico en la reivindicación de la reapertura del ferrocarril del Canfranc, recuerda que ahora debe ser el gobierno de España el que invierta en la mejora de la línea del Canfranc, porque Francia restablecerá el próximo domingo el tráfico ferroviario entre Oloron y Bedous, interrumpido desde el año 1985, con un trazado renovado y moderno.

Un recorrido por los 25 kilómetros que separan Olorón de Bedous, deja claro que la nueva infraestructura cuenta con sistemas de seguridad avanzado, traviesas de hormigón y redes para evitar que una roca pueda caer en la vía. Es decir, un ferrocarril del siglo XXI. Se trata de una línea, desde luego, más moderna que la que España tiene para llegar a Canfranc.

Desde la CREFCO, recuerda Luis Granel que el Ministerio de Fomento tiene todos los proyectos redactados para modernizar la línea hasta Canfanc.

Recientemente, los presidentes de Aragón y Aquitania, Javier Lambán y Alain Rousset, respectivamente, viajaban a Bruselas para conseguir financiación para una posible reapertura de la línea internacional. De la capital europea, ambos mandatarios volvieron con la impresión de que esta aspiración histórica de Aragón puede ser una realidad en 2020.

Sin embargo, deben ser los dos estados, España y Francia, quiénes lideren el proyecto y quiénes soliciten a Europa la financiación necesaria. En este sentido, será decisiva la próxima cumbre hispano-francesa a celebrar a finales de año.

La vía entre Oloron y Bedous se reabre el próximo domingo. Después de 31 años, un ferrocarril llegará de nuevo al Valle del Aspe, dónde solo viven 2.500 habitantes en 13 pueblos, lo que deja claro que solo la futura reapertura de la línea justifica la inversión que ahora ha realizado Francia. En el valle, todos sus habitantes tienen claro que ahora sí se reabre el Canfranc. Veremos si es posible en el año 2020, un plazo asumible, dice la CREFCO.

Comentarios