Sentencia favorable a las plantas de tratamiento de purines que tuvieron que cerrar por el recorte de las primas

En concreto el recorte en las primas de la energía eléctrica producida en las plantas de tratamiento y reducción de purines mediante la cogeneración supuso el cierre de las instalaciones ubicadas en Altorricón, Monzón(2) y Fonz en la provincia de Huesca. Según explica la organización agraria COAG, en una nota, una sentencia de la sala del contencioso administrativo del Tribunal Supremo declara la nulidad de varios aspectos del anexo de la orden ministerial del año 2014 que las recortó

El texto del pasado 20 de junio estima el recurso interpuesto por la Asociación de Empresas para el Desimpacto Ambiental del Purín (ADAP) contra la orden por la que se aprueban los “parámetros retributivos de las instalaciones aplicables a determinadas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos, especialmente en la parte referida al tratamiento de los purines en cuánto a los valores y los parámetros relativos a los costes de inversión y explotación”.

Desde la organización agraria COAG, se aplaude la sentencia y se espera que permita reabrir las plantas de cogeneración de tratamiento de purines que todavía continúan activas, de forma que las explotaciones ganaderas puedan volver a gestionar sus excedentes. La orden ministerial, publicada en 2014, pero con efectos retroactivos desde julio de 2013, supuso el cierre de 29 instalaciones como consecuencia de la entrada en vigor del nuevo régimen retributivo, que les supuso la quiebra.

La orden ministerial derivó en un recorte de más del 40% de la prima a la energía producida mediante la cogeneración. Con el nuevo panorama que se plantea a raíz de la sentencia del Supremo, COAG espera que las plantas todavía no desmanteladas recuperen la actividad y ayuden de nuevo a los ganaderos en la tarea de gestionar las deyecciones

Comentarios