Este domingo es un día histórico para las comunicaciones del valle del Aspe y la Jacetania

Tras 31 años sin actividad, los 25 km de la línea ferroviaria entre Oloron y Bedous vuelven a abrirse este domingo en una jornada cargada de simbolismo y que tiene buena parte de los trenes ya completos. Se espera que cerca de 1000 personas inauguren este trayecto tan simbólico para Aragón. Es la demostración en hechos de la apuesta de la región francesa de Aquitania por la reapertura de la línea internacional de Canfranc.

El domingo, a las 8’12 horas, un tren con 160 viajeros partirá de Oloron y llegará 29 minutos después a Bedous, a poco más de 30 kilómetros de la frontera. Allí habrá autobuses que conectarán con Canfranc en una hora más de trayecto y por dos euros más. De esta forma se podrá viajar de Canfranc a Oloron por 7’40 euros y a Pau por unos 12.

Se trata de una jornada histórica tras la paralización de la vía en 1985, y después de que, en 1970, se cortase la conexión con Canfranc tras la caída del puente del Estanguet.

Las obras de la infraestructura han supuesto una inversión de 102 millones, un dinero aportado por la región de Aquitania- Limousin-Pouitu Charentes gracias al empeño personal de su presidente, Alain Rousset. La inauguración oficial se iba a realizar este domingo, pero finalmente las autoridades francesas decidieron cambiarlo para que no coincidiese con las elecciones españolas y favorecer así la presencia de representantes políticos de nuestro país.

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, y el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, asisten el viernes 1 de julio a la inauguración de la línea junto al presidente de Aquitania, Alain Rousset. Realizaran el recorrido en tren y llegarán a las 10.30 horas a Bedous. Tras ello será momento de discursos.

Comentarios