CEOE plantea sus propuestas de carácter fiscal a los partidos políticos

Conocidos y estudiados los planes para recuperar la economía y en cuanto a impuestos, que recogen en sus programas electorales los partidos políticos, la CEOE, Confederación Española de Organizaciones Empresariales, ha elaborado una serie de propuestas de carácter fiscal, que les ha hecho llegar. Creen que una vez conseguidos unos niveles de recaudación similares a los de 2007, ejercicio previo a la crisis económica, es necesario avanzar en aquellos aspectos que quedaron pendientes tras la reforma fiscal de 2014-2015. Reducción de la presión fiscal, combatir la economía sumergida, coordinación de las políticas tributarias, estabilidad para el sistema tributario o evitar introducir nuevas figuras impositivas son algunas de las propuestas.

Así, el empresariado español propone a quien ocupe el gobierno tras las elecciones, que se reduzca la presión fiscal en España, que está por encima de la media europea. Recuerdan que en el ámbito europeo, aproximadamente el 25% de los ingresos públicos proceden del sector empresarial. En el caso de España, ese porcentaje se eleva hasta el 32,5%.

También creen necesario coordinar de manera urgente las políticas tributarias estatales, autonómicas y locales, así como suprimir muchos de los casi 100 impuestos autonómicos (la mayoría de carácter medioambiental) surgidos en los últimos años, que provocan distorsiones en el mercado interior y comprometen la competitividad y viabilidad de los sectores productivos a los que afectan.

Proponen combatir y erradicar las tasas de economía sumergida y los supuestos de fraude y evasión fiscal, para que el sistema tributario sea más justo, distribuya la presión fiscal de manera más equitativa, contribuya al crecimiento económico y la creación de empleo, y reduzca el déficit presupuestario, sin incrementar la presión fiescal. Recuerdan, en este sentido, que ha de quedar claro que el fraude fiscal no está en los regímenes tributarios espciales (SICAV o SOCIMI), cuya supresión provocaría deslocalización de patrimonios, menor inversión española y extranjera y, a medio plazo, una menor recaudación.

Actuar contra la elusión fiscal y las prácticas fiscales abusivas de manera coordinada con el resto de países de la OCDE y la Unión Europea, puesto que las iniciativas individuales no sólo no resuelven el problema sino que crean otros más graves, fundamentalmente la pérdida de competitividad de nuestras empresas.

La CEOE pide que se dé estabilidad al sistema tributario, de manera que se eviten los continuos cambios en el mismo, especialmente los que tienen carácter retroactivo, así como los anuncios de cambio que provocan incertidumbre y retraen o retrasan la inversión, tanto nacional como internacional en nuestro país.

Y finalmente, plantean que se evite introducir nuevas figuras impositivas, o recuperar algunas casi desaparecidas, solo justificadas por impacto mediático y no por razones de eficiencia e interés general.

Comentarios