Sallent de Gállego lidera la población de la orquídea zapatito de dama, en peligro de extinción

zapatito de dama

Desde mediados del mes de junio florece en el Pirineo de Huesca la que se considera la más bella orquídea de la Península Ibérica, el zapatito de dama, Cypripedium calceolus, que es también la más amenazada, pues solamente existen 11 poblaciones en España, 6 de ellas en Aragón y el resto en Cataluña.

Las poblaciones aragonesas son muy desiguales en tamaño. Tres de ellas, como la de Sallent de Gállego, casi alcanzan o sobrepasan ampliamente el millar de individuos. En la zona de Pineta, sin embargo, ha presentado más fluctuaciones y un considerable retroceso en los últimos años causado por la herbivoría, lo que conlleva un riesgo de extinción de un 20% en los próximos 50 años.

Además, durante esta primavera se está haciendo el seguimiento de un nuevo núcleo descubierto en el 2015 en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, con más de cien individuos del zapatito de dama, diez de los cuales son no vegetativos, es decir, se trata de ejemplares que florecen. Un dato que los técnicos consideran esperanzador, pues se produce en una población calificada como “en estado crítico”.

El interés por esta planta para verla y fotografiarla ha motivado que desde hace siete años se realice unas jornadas de orquideología y flora pirenaica en Biescas con la presencia de aficionados e investigadores de toda España.

En los montes de Sallent de Gállego, el plan de recuperación de la especie está dando resultados muy satisfactorios que permiten compatibilizar la protección estricta de la planta con una cifra de visitas que se acerca a las 2000 anuales. El buen estado de conservación de esta colonia, la mayor de todas, la hace muy atractiva para el turismo de naturaleza.

Esta especie botánica catalogada como “en peligro de extinción” está protegida y vigilada desde 17 años. No obstante, a pesar de que la citada población es grande crece ligeramente, el nivel de carga de visitantes empieza a ser preocupante y los servicios técnicos de la Dirección general de Sostenibilidad ya plantean la posibilidad de tener que buscar nuevas fórmulas para regular el acceso de personas.

Comentarios