El terreno del Cuartel de Barbastro se empleará para la construcción de un área comercial

Hace ocho años, un convenio estableció que los 187.000 metros cuadrados donde se ubicó hasta 1996 el Cuartel General Ricardos se emplearían en un 70% para la edificabilidad en uso residencial y en un 30% para uso terciario. Suelo y Vivienda del Gobierno de Aragón elaboró este plan tras la adquisición de los terrenos por valor de 4.5 millones de euros (y una cesión del 10% para el consistorio) a la Gerencia de Infraestructuras de Defensa y al Instituto de las Fuerzas Armadas. La crisis inmobiliaria impidió que el proyecto se llevase adelante.

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de la ciudad del Vero denuncia que todavía no se ha edificado nada en ese lugar por “la falta de voluntad política durante la anterior legislatura en el Ejecutivo Autonómico”, presidida por Luisa Fernanda Rudi. Sin embargo, señalan que en los últimos meses hubo una reunión entre ambas Administraciones implicadas para “desatascar” el proyecto y se acordó priorizar la construcción de un Polígono blando (área comercial) y postergar la construcción de viviendas. En la actualidad se está concluyendo un informe técnico de reparcelación.

Es la situación actual en que se encuentran los terrenos donde se ubicó el cuartel General Ricardos, cuyo cierre tuvo lugar el 28 de junio de 1996. Hasta ese momento, hubo auténticas batallas políticas entre los distintos grupos municipales con representación en el consistorio para evitar el cierre de la infraestructura. Estos intentos no dieron resultado contra el denominado Plan Norte, que se proponía la reorganización y modernización de las Fuerzas Armadas.

Tras la declaración de desafectación del Cuartel General Ricardos en 1996, el Ayuntamiento de Barbastro solicitó la reversión a su favor del solar y las edificaciones del Acuartelamiento, que fue denegada por la Gerencia de Equipamiento de Infraestructura de la Defensa del Ministerio de Defensa.

Posteriormente, Ayuntamiento de Barbastro presentó entonces un recurso contencioso-administrativo que quedó desestimado el 25 de junio de 2002 a través de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA). Esta sentencia fue recurrida en casación ante el Tribunal Supremo por el Ayuntamiento de Barbastro y fue declarado inadmitido el 16 de septiembre de 2004.

La demolición de las instalaciones se acometió en 2009, a excepción del pabellón principal que todavía se conserva.

Comentarios