El Ayuntamiento establece el plan preventivo de consumo de alcohol para jóvenes durante la fiesta de San Lorenzo

El Ayuntamiento de Huesca establece, un año más, un plan de trabajo preventivo para las fiestas de San Lorenzo en materia de consumo de alcohol, sensibilización medioambiental e igualdad de género, basado en la reducción de daños y riesgos de conductas que afectan a la convivencia y dirigido a la población juvenil fundamentalmente. El presupuesto estimado de este plan de medidas asciende a una cuantía de 28.000 euros.

La Comisión Mixta ha mantenido una reunión para estudiar las acciones a llevar a cabo en las zonas de concentración de jóvenes y especialmente en el Parque de la Manzana, ya que tras la evaluación de las medidas aplicadas en este espacio en los dos últimos años, se observa la necesidad de mantener la intervención en el mismo y atender no sólo la cuestión relativa al consumo de alcohol, sino también las afecciones a la convivencia relacionadas con la igualdad de género. Además, se amplía la acción dirigida a menores de edad a otras zonas del centro de la ciudad.

Los objetivos son:

-Reducir los riesgos directos (intoxicaciones) e indirectos (accidentes, peleas…) relacionados con el uso/abuso de alcohol, con especial incidencia en la mayor vulnerabilidad de los menores.

-Colaborar en la prevención de situaciones que vayan en contra del respeto a la igualdad de género.

-Reducir otros impactos no deseados de afección medioambiental en zonas de mayor confluencia por la práctica del botellón.

Las medidas a aplicar van en la línea de años anteriores. Destacan la campaña “Yo no facilito alcohol a menores” y la formación en dispensación responsable de alcohol dirigida al personal que atiende las barras instaladas en la calle y recinto ferial; la sensibilización medioambiental y el fomento de la recogida de vidrio y plástico; la formación de las personas que participan en el dispositivo preventivo en cuanto a detección y prevención de situaciones de riesgo relacionadas con el abuso de alcohol, especialmente en menores, con la falta de respeto en materia de igualdad de género y en la reducción del impacto de residuos en las zonas de ocio.

Asimismo se implementarán medidas en la mejora de la salubridad, manteniendo el dispositivo de aseos públicos del año pasado, la protección del entorno, la vigilancia de comunidades de vecinos próximas con guardias de seguridad (6 personas todos los días de 0.00 a 7.30 horas) y la presencia de un equipo de mediadores-educadores que observarán y actuarán en caso necesario en las zonas de concentración de jóvenes durante las fiestas. Es preciso además ofrecer una programación atractiva para integrar a la gente más joven en diversos espacios festivos.

El concejal de Servicios Sociales, Íñigo Aramendi, ha resaltado que “estas medidas se asientan en un consenso político y en un proceso de participación de la ciudadanía, elementos que se configuran claves para establecer un adecuado soporte a la intervención y a las medidas a aplicar”. Asimismo, ha apuntado, “se requiere una importante y esencial coordinación entre las distintas áreas municipales implicadas y un proceso de evaluación y medición del impacto de las medidas aplicadas que hace que la intervención se adapte a las necesidades, potenciando de este modo su efectividad”.

Comentarios