Declarado culpable de asesinato el acusado por el crimen de Benabarre

El jurado popular declaraba, este viernes, culpable a Antonio Belmonte, de 22 años, por asesinar a una mujer, Consuelo Roig, de 52 años, en una zona próxima a Benabarre y recomendaba su ingreso en un centro psiquiátrico por enfermedad mental grave según informa EFE.

De acuerdo con el veredicto, emitido, este viernes, en la Audiencia Provincial de Huesca, la fiscalía pedía 20 años de prisión y 80.000 euros de indemnización para los padres de la víctima; la acusación particular la misma pena de cárcel y 150.000 euros de indemnización; mientras que la defensa solicitaba la mínima pena por asesinato y su ingreso en un centro psiquiátrico.

El jurado popular no contemplaba la eximente total como pedía en el juicio la defensa, ya que considera que en el momento que el acusado cometió el asesinato no padecía dicha enfermedad mental grave.

El veredicto daba por probado el relato de hechos de las acusaciones al entender que el procesado golpeó con una piedra de casi 7 kilogramos a la víctima y después le aplastó el cráneo cuando se encontraba desvanecida en el suelo. Sin embargo, el veredicto de culpabilidad era aprobado por mayoría al oponerse uno de los nueve miembros del jurado a considerar los hechos como un delito de asesinato en lugar de homicidio.

En declaraciones posteriores a los medios, el letrado de la acusación particular, José María Orús, para quien la familia de la víctima buscaba "justicia y no venganza", explicaba que el jurado había entendido por unanimidad que el procesado "sabía lo que hacía y lo hizo a sabiendas, sin poner medio alguno para evitarlo".

Respecto a la recomendación del jurado de ingresar al acusado en un centro psiquiátrico penitenciario, el abogado señalaba que será la juez presidenta del tribunal la que decida en función de las recomendaciones de los psiquiatras.

Añadía que, a tenor del veredicto, el jurado había entendido que el procesado desarrolló con posterioridad a los hechos la conducta psicótica diagnosticada por la mayor parte de los psiquiatras que intervinieron en el juicio.

Por su parte, el letrado de la defensa, José Miguel Ballabriga, aseguraba no compartir el veredicto dado por el jurado al admitir por un lado que su cliente padece una enfermedad mental grave y asegurar por otro que no se le había manifestado en el momento de producirse el crimen.

Este letrado, que pedía la absolución del procesado al considerar que debía aplicarse una eximente completa por trastorno mental, anunciaba que presentará un recurso de apelación contra la sentencia al entender que no se había valorado la prueba psiquiátrica de forma correcta.

El juicio comenzó en la Audiencia el pasado lunes por unos hechos que sucedieron el 31 de marzo de 2013, cuando el acusado, que por entonces tenía 19 años, mató a la mujer en una zona despoblada próxima a Benabarre, después de que ella se negara a darle un beso.

Luego, cuando declaró en el juicio, admitió haber arrojado una piedra a la frente de su víctima, porque creyó que se le acercaba un "demonio".

Comentarios