Un montañero francés fallece en la cresta de Salenques (Benasque)

Este sábado, un vecino francés, de 60 años, fallecía al precipitarse en la cima de la cresta Salenques (Benasque) al desprenderse una piedra. El aviso se recibía alrededor de las 10 y el rescate se daba por finalizado a las 19.30 horas.

La llamada se recibía en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca informando que un ciudadano francés que se encontraba en la cima de la cresta de Salenques, enel término municipal de Benasque se había precipitado al desprenderse una piedra. Hasta el lugar se dirigían dos componentes del GREIM de Benasque en el helicóptero con base en Benasque y un médico de 06. Tras sobrevolar la zona localizaban al accidentado en la vertiente del valle de Barrancs y a las tres personas que le acompañaban un poco más arriba.

El helicóptero dejaba a los especialistas y al médico en el lugar más cercano, a una hora aproximadamente, ya que los especialistas tuvieron que progresar por una zona de roca en malas condiciones con continuos desprendimientos. Tras llegar a la zona donde estaban los acompañantes montaron un pasamanos para asegurarlos e iniciar el descenso hasta el lugar donde se encontraba el accidentado, no pudiendo hacer nada el médico por su vida ya que debido al golpe tenía lesiones incompatibles con la vida.

 

Dado que para extraer el cuerpo del lugar se necesitaba más especialistas y material específico se incorporaban al rescate otros dos componentes del GREIM de Benasque.

 

De los tres acompañantes del fallecido, una mujer tenía una lesión en el tobillo por lo que los miembros del GREIM optaron por descenderla, junto a los otros acompañantes, por la otra vertiente del Pico hasta unos 60 metros de la cima, donde existe un glaciar para facilitar así su evacuación con el helicóptero hasta la helisuperficie de Benasque.

 

Mientras por los especialistas se iniciaban las tareas para evacuar al fallecido, tras realizar un descenso de unos 200 metros hasta la base de la pared, la cual se veía dificultada por la mala calidad de la piedra, teniendo que esquivar continuamente pequeños desprendimientos, conseguían trasladar el cuerpo hasta una zona nevada donde era posible la toma del helicóptero y desde allí se trasladaba hasta la helisuperficie de Benasque y, posteriormente, al depósito de cadáveres de esa localidad a la espera de autopsia, a  disposición del juzgado de instrucción de Boltaña.

Comentarios