Clásicos en la Frontera, dos décadas de jumelage entre música y patrimonio

Clásicos en la Frontera público

Este sábado comenzará su andadura el XX Festival de la Ribagorza, Clásicos en la Frontera, una iniciativa que surgió en 1997, bajo el impulso de seis municipios, con el objeto de potenciar y revitalizar el turismo en la Ribagorza y consolidar una oferta cultural específica, al mismo tiempo que se daba a conocer el gran patrimonio que posee el territorio. Dos décadas después, el festival está ya consolidado manteniendo los rasgos que lo diferencian de otros, sus dos meses de programación y la gratuidad de los conciertos.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

El director del festival, Santi Lleida, señalaba que, una vez que pasa septiembre se empieza a trabajar en la siguiente edición, estudiando las propuestas que van llegando o buscando formaciones específicas que encajen en presupuesto y escenarios. Se sigue apostando por artistas aragoneses, y, especialmente, por los jóvenes artistas aragoneses.

Esta vigésima edición, que arrancará, por todo lo alto, con la Orquesta Atlantis Symphony Orchestra, en el claustro de la basílica de La Peña, ofrecerá al público un programa rico y variado que va a contar con artistas de primera línea y figuras relevantes. En esta edición, los conciertos comenzarán a las 20 horas, media hora antes que en las pasadas para que el público pueda también disfrutar de la localidad que alberga el concierto.

Por los distintos escenarios pasarán cuartetos, sextetos, solistas, agrupaciones camerísticas o dúos y, en cuanto a la programación, están contemplados todos los grandes períodos de la historia de la música.

En cuanto a los escenarios, serán iglesias, monasterios, basílicas….las que acojan estos conciertos convertidas en actuaciones entrañables por el marco y el paraje en el que se van a desarrollar.

Santi Lleida se refería al público de Clásicos como un gran público, que además, entiende.

El año pasado fueron más de 7.700 las personas que asistían a Clásicos, destacando el incremento del público joven e infantil.

Lleida invitaba a los vecinos a acudir a los conciertos y disfrutar y recomendaba llegar con tiempo para asegurarse la entrada al lugar.

Comentarios