Este domingo, acto reivindicativo en Bedous “para la reapertura completa de la línea de Canfranc”

Este domingo día 17 de julio las coordinadoras española y francesa para la reapertura de la línea internacional del Canfranc han organizado una jornada reivindicativa en Bedous y Oloron. El objetivo es seguir mostrando presión social hacia su objetivo de continuar desarrollando la línea ferroviaria internacional entre Pau y Zaragoza. A las 11’30 han preparado un acto en Bedous y desde allí viajarán en la nueva línea de tren hasta Olorón.

Las coordinadora española Crefco ha fletado un autobús desde Zaragoza que partirá a las 7’30 horas y volverá a las 20’30 horas. La jornada comenzará en Bedous con un acto reivindicativo tras el que se ha preparado un vermut con los compañeros franceses. A las 12’30 horas se subirán en el tren hacia Olorón, a donde llegarán 37 minutos después y visitarán la ciudad. Han preparado también un autobús de vuelta a las 16’30 horas.

El pasado 1 de julio se inauguraba oficialmente el nuevo tramo de línea ferroviaria entre Oloron y Bedous, tramo de la parte francesa del Canfranc que permanecía cerrado al tráfico desde el 30 de mayo de 1980 (entre Bedous y Canfranc, se había cerrado ya en 1970). El empeño del Consejo Regional de Aquitania, que financia al 100% las obras, y de su presidente Alain Rousset ha hecho posible que Francia haya empezado a reabrir el ferrocarril de Canfranc. Con un presupuesto de 102 millones de euros, los trabajos para reabrir los 24,7 km. de este tramo se iniciaron el 5 de enero de 2015, aunque ya el 26 de septiembre de 2014 habían comenzado de forma simbólica en la estación de Bedous.

A 33’2 KM DE LA FRONTERA

De esta forma la línea ferroviaria internacional del Canfranc está más cerca. Un tren de unas 160 plazas viaja varias veces al día desde el pasado domingo entre las localidades francesas de Oloron y Bedous. 24’7 km que acercan la línea a la frontera española pero para la que todavía queda mucho trabajo, tanto en el lado francés, 33’2 km hasta la boca de túnel francesa, como en el español, que debe mejorar la línea Huesca-Caldearenas y Jaca-Canfranc. A esto se sumaría el propio túnel ferroviario.

El Ejecutivo regional de Aquitania ha invertido 102 millones de euros en este tramo. Su presidente siempre ha mostrado su firme convicción en la necesidad de abrir la línea internacional. En palabras de Alain Rousset la parte que queda hasta la frontera es la más difícil, pero “no un desafío enorme”. La cifraba en algo más de 300 millones de euros. Se muestra partidario de acudir a financiación privada si es necesario con el objetivo de que la línea transfronteriza sea una realidad en 2020. Con una longitud total de 307 Km., la línea en su conjunto total, se divide en dos secciones: una española de 214 Km. entre Zaragoza y Canfranc, y otra francesa de 93 Km. entre Canfranc y Pau.

Hay que recordar que un 27 de marzo de 1970 un tren con maíz descarriló en el puente del Estanguet. Desde aquel día, quedó cortada la vía internacional que unía los dos países.

Comentarios