Exposición fotográfica conmemorativa del centenario del refugio de La Renclusa

Se inaugura este jueves, día 21 de julio, en el Palacio de los Condes de la Ribagorza de Benasque a las 18.30 horas la exposición fotográfica conmemorativa del centenario del refugio de La Renclusa. Ubicada a 2.140 m de altitud, bajo el pico que le da nombre, esta emblemática instalación deportiva fue construida entre los años 1912 y 1916 por el Centre Excursionista de Catalunya (CEC), que hoy comparte su gestión con la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM). El proyecto salió adelante gracias a la iniciativa y el empeño del ingeniero catalán y gran pirineísta Julio Soler Santaló.

Tras la Guerra Civil, el refugio quedó muy dañado y fue reconstruido y puesto nuevamente en servicio por el CEC en 1951. Con el paso del tiempo, la instalación volvió a quedar desfasada. En 1991, el CEC y la FAM formaron una comisión gestora y poco después junto con el Ayuntamiento de Benasque constituyeron el Consejo de La Renclusa, lo que posibilitó iniciar obras de remodelación del refugio que se prolongaron hasta el año 2006, modernizando y multiplicando la capacidad de la instalación.

El refugio de La Renclusa ha sido una instalación de referencia en los Pirineos, por la que han pasado varias generaciones de montañeros y montañeras atraídos por el reto de alcanzar el Aneto, cima más alta de la cordillera con sus 3.404 m de altitud. La exposición que se presenta en Benasque reúne más de 130 imágenes, la mayor parte históricas y procedentes de los archivos del Centre Excursionista de Catalunya, la Fototeca de Huesca, la Fundación Hospital de Benasque, la FAM, los guardas y Prames. La muestra está estructurada en cuatro apartados: el refugio de La Renclusa, el Valle de Benasque, la huella del hombre y los paisajes de montaña. En palabras de Luis Masgrau y Josep Manuel Puente i Pubill, presidentes de la Federación Aragonesa de Montañismo y del Centre Excursionista de Catalunya, respectivamente, con esta exposición se quiere manifestar 'la gratitud a la villa de Benasque y a su Ayuntamiento, por su contribución a convertirlo en uno de los rincones predilectos del montañismo español y de todos los pirineístas', al tiempo que rendir un homenaje a "a todos los montañeros veteranos, y a los guardas y guías de montaña que forjaron la admirable historia pirenaica del refugio".

Comentarios