Alpha Blondy, reafirma ante 3.000 personas su reinado de la música reggae en Pirineos Sur

El festival Internacional de las Culturas, lograba en el escenario de Lanuza, reunir en una misma noche del sábado, a dos de las figuras más importantes de cada género se puede calificar de éxito absoluto y de cita indispensable para fans. A la llamada de Alpha Blondy y Mad Professor acudieron más de 3.000 personas dispuestas a entregarse en cuerpo y mucha alma a los ritmos jamaicanos y sus variantes.

Con tranquilidad y modestia, Mad Professor se acercó a su mesa de mezclas, saludó y arrancó su trepidante selección de temas con el inconfundible espíritu dub: bajos saturados, ecos, remezclas y demás trucos que crearon shamanes como Lee “Skratch” Perry y ahora continúa una segunda generación como el señor Neil Fraser.

Contó con la inestimable colaboración de la voz de Aisha, con la que lleva colaborando más de 30 años, fantástica cantante de reggae inglesa, con la que la actuación ganó en intensidad y profundidad. En hora y media hicieron un repaso a todas las variantes del dub, acercándose por momentos más al electrónico.

En su primera visita a Pirineos Sur, Mad Professor saldó una cuenta pendiente y regaló una gran sesión más didáctica que técnica para regocijo de fans del dub y neófitos del género. Mucha clase.

Ya con el ambiente caldeado, Alpha Blondy repitió entrada como la de Baaba Maal la jornada anterior: fuera de focos y haciéndose querer. No es que le hiciera falta; más de 3.000 almas le esperaban en el anfiteatro y ya estaban ganadas de antemano, ansiosas de corear y bailar muchos de sus clásicos.

No escatimó éxitos. Venía con nuevo trabajo del que rescató hasta cuatro temas (“Rainbow in the sky”, “No brain, no headache”, “Maclacla Macloclo” e “Ingratitude”) pero lo segundo que resonó en el Valle de Tena fue “Jerusalem”, esa lejana pieza del año 86. De manera inteligente fue repartiendo muchos éxitos en un setlist tan estudiado como efectivo: “Multiparts”, “Cocody rock” o “Sweet fanta diallo” suenan tan vibrantes como la primera vez que actuó el de Costa de Marfil en Pirineos Sur, en el 98.

Sus rastas ya son escasas y están teñidas por canas, pero Alpha Blondy no vino a Lanuza para vivir de rentas. En todo momento fue él el que empujó de una estupenda banda de acompañamiento y mantiene el carisma que le ha caracterizado. Ya casi para el final de su actuación ya tenía asegurado el trono del reggae, pero quiso dar un golpe de autoridad con su famosa versión de “Wish you were here” y con “Brigadier Sabary”. Él pidió la paz en el mundo y sus fans le pidieron más canciones. Ambas cosas tendrán que esperar, pero confiemos en que no se retrase mucho; se espera ambas con ganas.

Comentarios