El Ayuntamiento de Huesca recibe la cesión de la Audiencia y los antiguos juzgados

Juzgados Huesca

El Consejo de Gobierno ha aprobado la cesión gratuita al Ayuntamiento de Huesca de dos inmuebles de la Comunidad Autónoma, antiguas sedes judiciales actualmente fuera de uso, para el establecimiento de servicios sociales municipales y de asociaciones y entidades culturales de la ciudad, respectivamente.

 

El consejero de Hacienda y Administración Pública, Fernando Gimeno, hará entrega de las llaves al alcalde de Huesca Luis Felipe, este mismo viernes. Los edificios en cuestión son la antigua Audiencia Provincial de la calle Moya, 4, de unos 795 metros cuadrados de superficie, y los antiguos Juzgados de Coso Alto, 16, con una superficie total de 847 metros cuadrados.

 

Ambas sedes judiciales fueron desafectadas del servicio público hace poco más de un año,  después de que el Palacio de Justicia de Huesca de la calle Calatayud, con 12.000 m2, agrupara todas las instalaciones judiciales repartidas en los otros edificios, con lo que se solucionaron los problemas de dispersión y falta de espacio y se facilitó y mejoró el funcionamiento para los profesionales y la atención al ciudadano, al concentrarse todos los órganos en la misma sede.

 

Tras la desafección de ambos inmuebles, el Ayuntamiento de Huesca solicitó la cesión de su uso para destinarlos a la ubicación de servicios sociales municipales y a la sede del Consejo de la Juventud de Huesca y de otras asociaciones y entidades culturales sin ánimo de lucro. 

 

La ley de Patrimonio de Aragón prevé que los bienes de dominio privado cuya explotación no se juzgue previsible puedan ser cedidos gratuitamente a otras administraciones públicas para fines de utilidad pública o interés social de su competencia. En este sentido, los servicios jurídicos de la Comunidad Autónoma informaron el pasado 13 de julio a favor de la cesión solicitada por el Ayuntamiento de Huesca.

 

El acuerdo determina los usos descritos para los edificios objeto de cesión. Su utilización para fines distintos exigiría la autorización previa del Gobierno de Aragón. La cesión tiene una duración de 10 años, y el Ayuntamiento deberá remitir cada tres años a la dirección general competente en patrimonio la documentación que acredite el destino de los bienes.

 

Asimismo, la ocupación de los inmuebles deberá hacerse efectiva en el plazo máximo de dos años a contar desde la fecha del documento administrativo por el que se formalice esta cesión gratuita de uso.

 

El Ayuntamiento de Huesca como cesionario deberá hacerse cargo de las obras de acondicionamiento que, en su caso, requieran los inmuebles para servir al uso previsto, de los gastos de mantenimiento, reparación y conservación, así como del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y cualesquiera otros que recaigan sobre estos edificios.

 

El acuerdo del Consejo de Gobierno establece como causas de resolución de la cesión mientras dure la misma tanto el incumplimiento del plazo de dos años señalado para la ocupación de los inmuebles como el incumplimiento de la finalidad establecida para su aprovechamiento, salvo que previamente el Gobierno haya autorizado usos distintos.

 

En caso de que se llegara a producir, la resolución de la cesión de uso comportaría la recuperación de la posesión de los bienes por la Administración de la Comunidad, con todas sus pertenencias, sin que ello genere derecho a indemnización alguna.

 

En el caso de que unidades administrativas del Gobierno de Aragón precisen de espacio para su ubicación en Huesca capital, se explorará la posibilidad de ocupación de los espacios que no hayan sido utilizados por el Ayuntamiento en ambos inmuebles.

Comentarios