La iglesia de Santa María de Iguácel abrirá sus puertas este verano tras una intervención en su tejado

La Asociación Sancho Ramírez comunicó a principio del mes de julio la imposibilidad de abrir este verano la Iglesia de Santa María de Iguacel al existir peligro de caída de losas del tejado. Desde esa fecha se han continuado manteniendo reuniones con distintas Administraciones, y se ha conseguido poder realizar una intervención de urgencia que permita abrir la Iglesia al público durante lo que queda de verano.

El día 14 de julio se tuvo una reunión en Iguácel con el arquitecto de la Comisión Provincial de Patrimonio, que estaba realizando los últimos estudios para confeccionar un Plan Integral de Restauración de la Iglesia. La Asociación le preguntó si veía posible abrir la Iglesia quitando las losas que podían caer en la zona de la puerta sur. Tras solicitar a la Comisión Provincial un estudio se pidió la intervención, contando con el apoyo del Alcalde de Castiello y Vicepresidente de la Comarca de la Jacetania Álvaro Salesa.

Con la aprobación para realizar la intervención en el tejado, la Asociación ha solicitado el permiso al Obispado para abrir como los años anteriores la Iglesia de Santa María de Iguacel. La Asociación Sancho Ramírez explica que cada verano es visitada por unas 5.000 personas que llegan a pie o con vehículo por la pista forestal, que, explican, este año está en mejores condiciones que en años anteriores por el apoyo del Ayuntamiento de Jaca. Finalmente se ha autorizado la apertura y la iglesia estará abierta desde el día 30 de julio hasta el 4 de septiembre, y los días 10 y 11 de septiembre, en horario de 10,30 a 18,30 horas, siempre con una persona de la Asociación que atenderá a los visitantes que se acerquen a esta joya del románico aragonés.

Se ha dado un paso para dar a conocer los problemas que tiene el tejado de la Iglesia de Santa María de Iguácel, se ha conseguido realizar una intervención de urgencia para evitar el peligro que tenían las personas que se acercasen a la puerta sur a al ábside por la caída de losas, pero lo que quiere la Asociación es que se lleve a cabo una intervención integral en la Iglesia y en sus pinturas murales para que las próximas generaciones puedan seguir visitando esta joya del Románico Aragonés, declarada Bien de Interés Cultural y situada en un paraje de extraordinaria belleza.

Con esta actividad la Asociación Sancho Ramírez continua con la labor emprendida hace veintidós años que se ha desarrollado ininterrumpidamente durante los veranos, y que esperan poder seguir haciéndolo muchos años, para dar a conocer nuestro Patrimonio Cultural.

Comentarios