Objetivo: un plan integral para conservar la iglesia de Santa María de Iguácel

Santa María de Iguácel

La Iglesia de Santa María de Iguácel fue declarada Bien de Interés Cultural por el Ministerio de Cultura en 1990, pero tras la restauración de 1977 y algunas intervenciones de urgencia, continúa teniendo problemas de humedades e incluso goteras que podrían afectar a las pinturas murales góticas del siglo XV. La Asociación Sancho Ramírez lleva más de 20 años trabajando por su puesta en valor. Todos los veranos sus voluntarios acuden para mantener abierta la ermita y dar información. Este año vuelve a haber problemas y finalmente han conseguido que se lleven a cabo pequeñas obras de para evitar que se caigan las losas del tejado que estaban mal y evitar filtraciones. De todas formas, el presidente de la Asociación Sancho Ramírez, Juan Carlos Moreno, recuerda que es imprescindible un plan de intervención integral en la iglesia y en sus pinturas murales para que las próximas generaciones puedan seguir visitando esta joya del Románico Aragonés.

La reforma integral necesitaría cambiar toda la cubierta de losas colocando una capa protectora y enlosado nuevo. También proteger las pinturas murales que se restauraron hace 40 años y necesitan una nueva consolidación.

VISITAS EN VERANO

La Asociación Sancho Ramírez comunicó a principio del mes de julio la imposibilidad de abrir este verano la Iglesia de Santa María de Iguacel al existir peligro de caída de losas del tejado. Desde esa fecha se han mantenido reuniones con distintas Administraciones, y se ha conseguido poder realizar una intervención de urgencia que permita abrir la Iglesia al público durante lo que queda de verano. La iglesia estará abierta desde el día 30 de julio hasta el 4 de septiembre, y los días 10 y 11 de septiembre, en horario de 10,30 a 18,30 horas.

Con esta actividad la Asociación Sancho Ramírez continua con la labor emprendida hace veintidós años que se ha desarrollado ininterrumpidamente durante los veranos, y que esperan poder seguir haciéndolo muchos años, para dar a conocer nuestro Patrimonio Cultural.

La construcción original de la Ermita de Santa María de Iguacel data entre los años 1040 y 1050 y su interior cuenta con pinturas del segundo cuarto del siglo XV, de estilo gótico internacional. Es una joya artística escondida en la comarca de la Jacetania, en la zona de La Garcipollera, y a la que se accede por una pista.

HISTORIA

Construcción original, Siglo XI (1040-1050): Entre 1040 y 1050 se construyó una iglesia de nave única, por orden del Señor Galindo.

Ampliación, Siglo XI (1072-1072): Se procede a una segunda fase de construcción o ampliación promovida por el hijo de Galindo, Sancho Galíndez, hombre influyente en los reinados de Ramiro I y Sancho Ramírez. La fecha de intervención se recoge en una inscripción en la portada de la iglesia, bajo el tejaroz. En esta ampliación se añade la torre y el muro Norte. Se abre la puerta en el muro Oeste y se realizarían pequeñas modificaciones de índole decorativa colocándose pequeñas columnas y capiteles labrados.

Cambio de propiedad, Siglo XI: En 1080 se donó al monasterio benedictino de San Juan de la Peña y en el siglo XIII fue ocupado por monjas cistercienses. Hacia 1245 volvió a ser propiedad del Monasterio de San Juan de la Peña.

Reforma, Siglo XV: En el siglo XV se añade una falsa bóveda de cañón en la nave y la espadaña del muro Sur. En el siglo XVII se añade la escalera de caracol de acceso a la torre, una puerta con atrio, en el muro Sur.

Restauración, Siglo XX: Fue restaurada en 1977 en tres fases que afectaron a la cubierta, el pavimento, muros y limpieza exterior e interior. Las obras se paralizaron y se retomaron en 1982-1983. En 1989 se intervino de urgencia por problemas de filtraciones.

Declaración, Siglo XX: La Iglesia de Santa María de Iguácel fue declarada Bien de Interés Cultural, categoría de Monumento mediante Real Decreto de 8 de junio de 1990 del Ministerio de Cultura, publicado en el Boletín Oficial del Estado de 13 de junio de 1990. El Boletín Oficial de Aragón del día 26 de enero de 2004 publica la Orden de 26 de enero de 2004, del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, por la que se completa la declaración originaria de Bien de Interés Cultural de la denominada «Ermita de Santa María de Iguácel» en Larrosa, término municipal de Jaca.

Comentarios