Atades Martillué ha sido durante 3 semanas la casa de acogida de 5 niños saharauis

Los usuarios del Centro de Martillué de Atades Huesca han sido la segunda familia de acogida de los 5 niños saharauis con discapacidad intelectual que están pasando el verano en la provincia de Huesca, dentro del programa Vacaciones en Paz de la Asociación Alouda.

La estancia, que comenzó el pasado día 12 de julio y terminará el próximo día 31 de julio, ha posibilitado que cinco niños de entre 7 y 14 años (Salma, Bachir, Ibrahim, Fatma y Liamama), junto con dos monitores (Monina y Mojtar), procedentes de centros para personas con discapacidad de los campamentos saharauis, junto con el coordinador de Alouda, Embarec, puedan desarrollar una estancia muy gratificante y repleta de actividades.

Durante tres semanas, los pequeños han asistido a la Escuela de Verano de Sabiñánigo, donde han compartido y realizado actividades de tiempo libre con niños de su edad. Por las tardes y durante el fin de semana han realizado actividades con los usuarios del Centro de Martillué de Atades Huesca: juegos, talleres, visitas a la granja escuela, salidas a parques infantiles y excursiones a parajes de montaña y al río.

El programa de actividades ha culminado con la celebración de una Jornada del Sahara dedicada al conocimiento de la vida y costumbres en los campamentos saharauis, y a la celebración de una Fiesta Saharaui. Usuarios del centro, niños y monitores saharauis, y personal de Atades Huesca han compartido cultura y tradición, realizando rituales de Henna y té con la indumentaria típica saharaui, y degustando la comida típica de cuscús con verduras.

El proyecto "Vacaciones en Paz", de la Asociación Alouda y en colaboración con Cadis Huesca, permite que, por cuarto año consecutivo, niños y niñas saharauis con discapacidad pasen varias semanas en España, por lo que, después de estar alrededor de 3 semanas en Aspace Huesca y en el centro de Martillué de Atades Huesca, comenzarán su estancia en el centro vacacional de la Fundación ADISLAF, ubicado en Isín.

Los usuarios del centro de Martillué de Atades Huesca han sido durante estas tres semanas los “hermanos mayores” de los niños saharauis, se han mostrado protectores, sintiéndose muy a gusto en su papel de cuidadores y muy felices por compartir su día a día, realizando actividades con ellos y para ellos.

Por cuarto año consecutivo, desde el centro subrayan que ha sido una experiencia muy positiva y enriquecedora para usuarios y trabajadores de Atades Huesca. La buena adaptación y disfrute observado en los niños, la buena valoración de la atención recibida por parte de sus cuidadores, y la gran satisfacción mostrada por todos los trabajadores del centro en el trabajo e intercambio con niños y cuidadores, dan muestra de ello.

Comentarios