Los ‘salvatges’ de Benabarre se despiden hasta 2018

salvatges

Damas, caballeros, guerreros y ‘salvatges’ tomaron Benabarre para deleitar al público que, este sábado, llenaba la plaza Mayor de la localidad con la representación del Ball dels Salvatges, una tradición que gira en torno al amor, que data del siglo XIV, que se recuperó en 2007 y que, desde 2010, es una representación bienal. La actuación venía precedida por la entrega hace unos días, de la solicitud, en la dirección general de turismo, de la declaración como Fiesta de Interés Turístico Regional.

Audio sin título
Audio sin título

José Ramón Ceresuela, representante de Turismo de Aragón, que, por primera vez, asistía al Ball dels Salvatges, valoraba el trabajo que hay detrás de la representación, tanto el de la semanas previas, decía, como el de la recuperación de la tradición. Añadía que Benabarre va bien encaminado hacia esa declaración de Interés Turístico Regional y su presencia, señalaba, ponía de manifiesto el interés del Gobierno de Aragón por este evento.

Ceresuela destacaba todos los atractivos que mezcla el Ball y, especialmente, el apoyo de los vecinos de la localidad.

Las actividades comenzaban por la mañana con una gymkana ‘salvatge’ que estuvo muy animada y en la que los participantes tuvieron que sacar su lado más ‘salvatge’ para superar diferentes pruebas y juegos.

Y, a partir de las 19.30 horas, con una plaza Mayor abarrotada comenzó la representación del Ball con la alegoría del amor, donde aoarecen las damas, los caballeros y los cazadores, el miedo a la barbarie, en el que, con la irrupción de los ‘salvatges’ se pone fin a la paz que se respira y, por último, el juicio a las autoridades donde los salvatges denuncian los hechos que, este año, han alimentado su ira, y donde hubo también lugar para la actualidad local con el rodaje de Villaviciosa de al Lado o el encuentro de las casas de Aragón en el Exterior.

Tras el enfrentamiento entre todos los personajes se dictaba sentencia, se restauraba el orden y, un año más, las damas volvían a dominar la situación poniendo de manifiesto que el amor no es una ciencia exacta sino la fusión de las distintas formas de amar que son las que llevan al amor eterno.

Des el consistorio benabarrense se agradecía el entusiasmo, ilusión y compromiso del más de centenar de participantes en la representación entre narradores, músicos, damas, caballeros, cazadores, ‘salvatges’, sonido o bailes, entre otros.

Ahora habrá que esperar 24 meses, hasta agosto de 2018, y esperar que esa próxima edición, el Ball dels Salvatges, sea ya una fiesta de Interés Turístico Regional.

Comentarios