Santalecina despide unas participativas fiestas mayores

Santalecina despedía este domingo sus fiestas mayores en honor a San Salvador con el deporte como protagonista. El alcalde, Ricardo Lacosta, destacaba la gran participación de la gente en los actos programados, que, por primera vez, se organizaban entre todos, sin una comisión propia.

Durante la jornada dominical, último día festivo, se disputaba un concurso de tiro al plato por la mañana, organizado por la Asociación de Cazadores, y por la tarde tenía lugar la clásica carrera pedestre XXXII Memorial Ignacio Latorre.

La prueba es una de las carreras populares más veteranas y rinde homenaje al que fuera gran corredor local que triunfó en muchas competiciones de ámbito nacional a comienzos del siglo XX y “llevó el nombre de Santalecina muy lejos”, como recordaba Lascosta, que hace veintidós decidió junto otros vecinos de la localidad mediocinqueña y la organización de Celedonio García crear este memorial.

Al deporte le seguía una cena popular en la calle La Iglesia, servida por Casa Santos de Albalate de Cinca. La nota musical la ponía Calle Mayor, que ofrecía una verbena en la medianoche, y al descanso se realizaba la entrega de premios a las distintas competiciones que se desarrollaban a lo largo de toda semana.

Al finalizar la actuación, la peña Resaca2 ofrecía un almuerzo para todo el pueblo, al que le seguía la traca final de fiestas.

Día del patrón

El sábado numerosos vecinos disfrutaban del día grande, en honor a San Salvador. Los actos comenzaban con una misa baturra con la rondalla local y en colaboración de la cofradía Virgen del Rosario.

La población, de unos 250 habitantes, casi dobla su censo estos días con la presencia de descendientes de la localidad que regresan para celebrar los festejos, así como por la afluencia de muchos vecinos de los pueblos cercanos. Así se pudo comprobar en el vermú popular que tuvo lugar tras la misa en el local social y que preparó la asociación de mujeres 'Los estribos' en el local social.

La jornada festiva continuó por la tarde con un partido de fútbol. Los niños tuvieron también su espacio de ocio con teatro infantil. Y por la noche llegó la sesión de baile con la orquesta Krisol, a la que le precedió el bingo y ya de madrugada disco móvil.

Comentarios