Dos orejas para El Fandi y Roca Rey en una corrida a la que le faltó el remate

Roca Rey torero toros

El poco juego de los toros de Núñez de Tarifa impidió que se viera una mejor tarde y es que, aunque se cortaron cuatro orejas, fue una corrida deslucida. Debutaba en Huesca Roca Rey que le puso la poca emoción que hubo, mientras que El Fandi se llevó, una vez más, el cariño del público del sol. Talavante no estuvo bien y marró con la espada la posibilidad que haber paseado algún trofeo. Lo mejor, la imagen de los tendidos con otra gran entrada sin llegarse al lleno en la Plaza de Toros de Huesca.

El Fandi, oreja y oreja con petición de la segunda; Alejandro Talavante, silencio y silencio; Roca Rey, oreja y oreja. Toros de Núñez de Tarifa con escaso juego y que se fueron sin ver una sola vara por lo que los picadores tuvieron poco trabajo.

Roca Rey puso la emoción y las ganas, El Fandi su habitual repertorio en banderillas y Talavante es el que menos suerte tuvo con su lote y además estuvo mal con la espada con cinco pinchazos a su segundo toro.

Abría plaza El Fandi que no aportó nada que no se supiera y es que sabe cómo ganarse a los tendidos de sol y por eso recibió a su primero con dos largas cambiadas, se lució en banderillas con esa forma física que le permite controlar la situación y remató el terció con un par al violín que arrancó los primeros aplausos del público. Demasiados pases con la muleta, sin profundidad, y remate con una estocada que le permitió cortar una oreja.

El cuarto fue algo más complicado y de nuevo volvió a tirar del repertorio para que no se le escapara el premio de otra oreja, aunque hubo petición de una segunda por lo que no salió muy satisfecho el granadino.

Talavante sigue sin cuajar una buena tarde en Huesca. Volvía a los carteles de San Lorenzo, pero no era el día. Ni toros, ni torero. El primero fue malo y lo intentó sin fortuna y el quinto tuvo algunos detalles con la muleta que luego malogró con la espada con una sucesión de pinchazos que motivaron algunos pitos. Silencio en ambos y tarde en blanco para el extremeño.

Había expectación por ver a Roca Rey y no es para menos. Esta nueva generación de toreros lo ponen todo en la plaza y eso hace que se estén ganando al público. Incluso cuando no hay oponente. En su primero, un toro noble, estuvo fino con un toreo suave, como requería la situación. Lástima que no hubiera más fuerza en las embestidas, pero aún así consiguió extraer unas buenas tandas que adornó al final incluso toreando de rodillas. La estocada certera le valió una oreja.

El sexto fue de lo peor de la tarde y eso que de nuevo el peruano se metió entre pitones con algún susto incluido, aunque la escasa fuerza del animal hizo que todo quedara deslucido y esa insistencia le llevó a cortar una oreja.

Para este viernes llegan los hermanos Rivera Ordóñez. Paquirri vuelve tras la grave cogida del año pasado y Cayetano en un momento distinto y con más ilusión. Les acompañará un José Garrido que se quiere hacer un hueco. Toros de José Murube desde las seis y media de la tarde en la Plaza de Toros de Huesca en la tercera de abono.

Comentarios