Balance satisfactorio del dispositivo de seguridad en las fiestas de San Lorenzo

Con motivo de las fiestas patronales de San Lorenzo, la Policía Nacional diseñó un dispositivo de seguridad que, atendiendo al balance final satisfactorio del desarrollo de los actos festivos, se podría calificar de muy eficiente.

Este dispositivo se ha caracterizado por el refuerzo de la presencia policial, sumando efectivos procedentes de las Comisarías de Jaca y Canfranc, así como de las Unidades Especiales de Guías Caninos, Brigada Movil, Medios Aéreos, Grupo de Carteras, Unidades de Intervención Policial y Unidades de Prevención y Reacción de la Jefatura de Aragón, y por una perfecta coordinación con el Cuerpo de Policía Local, y con los servicios de Protección Civil, Servicios Sanitarios, Bomberos, Cruz Roja y Seguridad Privada.

La prevención policial se remonta a días anteriores al comienzo de las fiestas, potenciándose las medidas de seguridad diseñadas para la protección antiterrorista.

También durante las semanas previas al inicio de las fiestas, se establecieron diversos controles en las entradas de la ciudad y en los medios de transporte, que permitieron frustrar la introducción de sustancia estupefaciente en la ciudad, deteniéndose a once personas por delito contra la salud pública y aprehendiéndose diversas sustancias estupefacientes que estaban destinadas a su tráfico y consumo durante las fiestas locales: 500 gramos de speed, 1.100 gramos de hachís, 100 pastillas de éxtasis, 11 gramos de cocaína, 4 dosis de LSD, 29 plantas de marihuana, marihuana en bolsas preparada para su venta, 1000 gramos de sustancia de corte, así como utensilios para el tratamiento, adulteración y distribución de las drogas.

Estos controles se han mantenido durante todas las fiestas tanto en los accesos generales a la ciudad, como en las zonas de ocio, con el doble propósito de prevenir el tráfico y consumo de drogas, así como de evitar el porte de armas, objetos o instrumentos peligrosos en estas zonas, garantizando de esta forma un ocio más seguro, incautándose y retirándose de la vía pública droga destinada al consumo, así como objetos considerados como peligrosos en caso de usarse en alguna pelea.

Son precisamente estas zonas de ocio nocturno, uno de los puntos prioritarios de refuerzo policial, de forma que la rápida intervención policial permita un restablecimiento inmediato del orden y la seguridad, no habiéndose registrado ningún incidente de relevancia.

La Policía Nacional ha estado presente en los actos culturales y populares, en los festejos taurinos, así como en las ferias y mercadillos, garantizando la seguridad de los asistentes. En estos actos, que se caracterizan por la aglomeración de personas, agentes del Grupo de Carteras de la Jefatura de Aragón, han vigilado de cerca la presencia de carteristas. Su especialización y experiencia en este campo, les permitió detener el día 10 de agosto a cuatro mujeres integrantes de un grupo especializado de carteristas, que aprovechan los eventos de toreros de renombre para desplegar sus actividades. Fueron detectadas al inicio de su “jornada laboral”, por lo que los agentes evitaron los consiguientes hurtos que hubieran producido, y consiguieron recuperar los efectos que estas mujeres habían sustraído el día anterior en la feria taurina de Iscar (Valladolid). Al día siguiente, estos agentes volvieron a detectar a un carterista en las inmediaciones de la plaza de toros. El mismo fue reconocido por asuntos pendientes en Zaragoza, donde se dedica al hurto de carteras en el tranvía. También impidieron que el mismo cometiera ninguna sustracción.

Es igualmente reseñable la incautación de diverso material falsificado y las detenciones con motivo de delito contra la propiedad industrial fruto de un dispositivo especial coordinado con Guardia Civil, que permitió la intervención de dos furgonetas cargadas de colonias y ropa y calzado deportivo, que constituían falsificaciones de reconocidas marcas, así como la detención de los responsables de su distribución.

También la periferia, los polígonos industriales y las zonas residenciales han estado vigiladas por los agentes, en prevención de robos en domicilio y establecimientos. Esta vigilancia permitió que dos patrullas detuvieran a tres jóvenes que habían accedido a una céntrica vivienda para sustraer antigüedades del interior.

Comentarios