La CHE mejora la estación de aforos del Gállego en Sabiñánigo para aumentar su sensibilidad

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha iniciado esta semana los trabajos de remodelación de la estación de aforos (control de caudales) en el río Gállego en Sabiñánigo. Con esta actuación se mejorará la sensibilidad permitiendo la medición de caudales muy bajos. Esta obra se suma a la instalación a finales del pasado año de la colocación de sensores de caudal en el propio barranco en tres puntos diferentes con el fin de monitorizar tanto los pequeños caudales provenientes de la cabecera del barranco como las aportaciones laterales de la zona del vertedero. También se ha mejorado la sensibilidad de la estación ya existente en la desembocadura del barranco para la medición de pequeños valores de caudal.

En esta estación se realizan también muestreos dentro de las redes de control de calidad que se incluyen en el programa especial de seguimiento del Gállego y complementa la estación de la red SAICA (Sistema Automático de Información de Calidad de las Aguas) ya existente en el Gállego en Jabarrella.

Tanto las estaciones de aforo, como las de la red SAICA se integran en la red del actual Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

En conjunto estos trabajos amplían las herramientas de control de cantidad y calidad de las aguas en esta cuenca donde se viene realizando a partir de la situación de emergencia de 2014 un programa de control especial de la contaminación por hexaclorociclohexano (HCH).

La Confederación también ha concluido este año la redacción del  estudio para definir la solución más  adecuada para derivar las aguas con objeto de minimizar el aporte de contaminación por  lindano del barranco de Bailín, actuación encomendada al Organismo tras la firma del convenio de colaboración entre el MAGRAMA y la Comunidad Autónoma de Aragón en el que se definieron  las actuaciones anuales del Plan Integral de Descontaminación del río Gállego.

Comentarios