"La pintura religiosa del Valle de Benasque", un libro que pretende dar a conocer el patrimonio de Ribagorza

Así lo afirmaba el autor, Ángel Noguero, en el acto de presentación del libro que se celebraba en el Museo Diocesano de Barbastro-Monzón con la asistencia del obispo de la Diócesis, Ángel Pérez, la presidenta de la Asociación Guayente, Concha Artero, y el fotógrafo, José Marqueta.

Ángel Noguero explicaba que este libro es el resumen de tres años de trabajo que ha realizado junto con el fotógrafo, José Marqueta, y con la colaboración del sacerdote, Ernesto Durán. Noguero pretende con este libro dar a conocer el patrimonio del Valle de Benasque.

El obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, destacaba el buen trabajo que ha realizado Ángel Noguero con el fin de dar a conocer el patrimonio del Valle de Benasque.

Ángel Noguero, profesor y sacerdote, es vicario general del obispado de Barbastro-Monzón y presidente de la Asociación de Amigos del Museo Diocesano Barbastro-Monzón. Estudió en el seminario de Barbastro, se licenció en Historia del Arte siendo profesor en el colegio seminario de Barbastro.

Su gran pasión por el patrimonio y el arte queda plasmada en este libro, fruto del trabajo de varios años, dedicado a la pintura religiosa en iglesias del Valle de Benasque que la Asociación Guayente ha editado. Cuenta con prólogo de Carmen Morte, profesora de la Universidad de Zaragoza y epílogo del obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez. A través de sus páginas, ilustradas con fotografías de José Marqueta, se puede conocer mejor parte del valioso legado artístico del Valle de Benasque, recorriendo el interior de doce de sus templos.

El lector puede disfrutar con los magníficos detalles de diferentes retablos como el de San Miguel de Abi, un estupendo ejemplo del gótico hispano-flamenco del siglo XV, o los renacentistas de Villanova y Bisaurri. Conocer los relieves del monasterio de San Pedro de Tabernas y llegar incluso a obras de finales del siglo XX y principios del siglo XXI como los iconos de las iglesias de Anciles, Renanué, Eresué, Eriste y Sahún, los murales pirograbados de Castejón de Sos y el santuario de Nuestra Señora de Guayente, y el gran mural que cubre la cabecera de la iglesia de Benasque, con la Asunción de la Virgen pintada por Martín Ruiz de Anglada.

Comentarios