Gran fin de semana de Clásicos en la Frontera

Los conciertos de Clásicos en la Frontera de este fin de semana han resultado ser un éxito tanto en La Puebla de Castro, con un concierto el sábado de dos pianos, y en Obarra, el domingo, de la mano de las guitarras de Pedro Navarro y Joan Herrero.

La iglesia de Santa Bárbara de La Puebla de Castro acogió a más de 250 personas que disfrutaron del concierto a dos pianos de Zamir Kabo y María Badías.

Casi dos horas de concierto donde los dos pianistas ofrecieron una magistral interpretación y donde la complicidad, la disciplina y el saber hacer quedaron muy patentes.

Concierto de música francesa, pasando por tres compositores muy diferentes. En la primera parte, se interpretó Rhapsodie Espagnole de Ravel. A continuación, Sonata para dos pianos de Poulenc, donde se pudo  apreciar una mezcla de las diferentes caras del compositor.

Asimismo, después de una pausa de 10 minutos, se escuchó El Carnaval de los Animales de Saint Saëns, una obra de carácter irónico y humorístico. El autor, según parece, temeroso de que la obra resultara demasiado frívola y pudiera perjudicar a su reputación de compositor serio, prohibió que se interpretara mientras él viviera. Sin embargo, Saint-Saëns dispuso en su testamento que la suite podría ser publicada tras su muerte y, desde entonces, se ha convertido en una de sus obras más populares.

El texto de Fernando Palacios acompañó a este tema. Narrado por Alberto Badías, fue la parte más didáctica, pedagógica y entretenida del concierto al cual se acercaron numerosos niños.

Por otro lado, este domingo, el monasterio de Santa María de Obarra obtuvo un público de 280 personas que escucharon un concierto de dos grandes guitarristas.

Sara Badel, Directora Técnica del Festival recordó al fallecido, Alfonso Nasarre, alcalde del Isábena. Donde, a modo de homenaje, el concierto le fue dedicado como “agradecimiento y respeto a su trabajo y labor dentro del Festival de la Ribagorza”.

También hubo parte dulce con una novedad y sorpresa: se presentó al guitarrista Joan Herrero,- que no estaba previsto en el programa-, y quiso acompañar a Pedro Navarro.

Todo un lujo para el Festival de la Ribagorza, donde se pudo disfrutar de un dúo de guitarras y reconocidos compositores capaces de fusionar el flamenco, el jazz, latino y la música clásica. Un momento emotivo y especial, cargado de mucho arte y talento.

Pedro Navarro ofreció ocho de sus composiciones y también se interpretaron Asturias de Albéniz, Volver de Gardel, Spain de Corea o Plazuela de Paco de Lucía.

Con su magnífica interpretación hicieron levantar al público que se mostró eufórico y emocionado ante tanto arte y poderío.

 

Comentarios