"Solo habremos muerto si vosotros nos olvidáis"

La tapia del cementerio de Huesca, ante la que se fusiló a cientos de personas sin juicio previo, y por el único delito de pertenecer y defender el republicanismo, acogía este martes un sencillo y sentido homenaje. Una tapia convertida en escultura, para honrar el arte de morir defendiendo la justicia y la libertad. Al acto se acercaban multitud de personas, desde autoridades políticas, como los alcaldes de Huesca y Zaragoza, a representantes del Colectivo Ciudadano de Huesca y la CNT o numerosos familiares de las víctimas.

El alcalde de Huesca, Luis Felipe definía el memorial como “un monumento para el recuerdo y la memoria histórica, pero también para mirar al futuro en favor de las libertades, la justicia social y la democracia”. Además, el alcalde recitaba el poema “Ejemplo eres”, obra del Comandante del Estado Mayor, profesor durante la II República y exiliado tras la Guerra Civil, Fausto Roca Mayoral.

Dos placas de acero con los nombres de los 548 fusilados entre 1936 y 1945 componen la obra del artista Óscar Lamora, que la ha realizado junto con el escultor Eduardo Cajal, con el proyecto del arquitecto Rafael Zalba. La financiación del memorial ha sido posible gracias a las aportaciones económicas del Colectivo Ciudadano, de la CNT y de vecinos, así como a la venta de numerosos bonos, suscripciones o simples aportaciones en diferentes comercios de Huesca, para construir en este recinto un lugar de memoria definitivo e inapelable.

Un monumento no solo para rendir homenaje y servir de conjura contra la amnesia, sino para hacer pedagogía del significado y la dura lucha de las conquistas sociales. “Sólo habremos muerto si vosotros nos olvidáis” era la frase y el concepto repetido durante la inauguración del Memorial. En definitiva un reconocimiento que contribuye a la dignidad de los que lucharon por la libertad y la justicia contra el fascismo, y los que hoy por hoy sustentan, recuerdan y contribuyen a la misma.

El periodista e investigador Víctor Pardo, uno de los promotores de la iniciativa, era la persona encargada de conducir el acto y también de elaborar el listado de las personas fusiladas junto al historiador Raúl Mateo Otal. “Hoy se cumplen 80 años del asesinato más tremendo y conmovedor en la historia de esta ciudad. El 23 de agosto de 1936, 95 personas fueron llevadas al paredón que tenemos aquí detrás (…) Por eso hoy era el día indicado para rendir este tributo y convocar a los familiares.”, señalaba Pardo.

Asimismo, al homenaje asistían el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, el presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, y representantes del Gobierno de Aragón, de las Cortes de Aragón y del ayuntamiento de Huesca.

Comentarios