Continúan las visitas guiadas a la Cartuja gracias al 'boom' de turismo

cartuja monegros

Al menos hasta el mes de diciembre se ha prolongado este servicio por parte de la Diputación Provincial de Huesca, propietaria de este conjunto, declarado Bien de Interés Cultural. El reto que se había propuesto la empresa Sueña Monegros que ahora gestiona estas visitas, era de 500 personas en 2 meses durante los fines de semana y finalmente han sido más de 650 los turistas que han pasado por la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes; procedentes incluso de Alemania, Inglaterra u Holanda.

Estas visitas guiadas se van a seguir realizando tanto sábados como domingos, pero en horario de 11 a 14 horas. No es necesaria la reserva ni de plaza ni de hora y son gratuitas. Para visitas por grupos en otras fechas y servicios adicionales de transporte, se puede obtener más información en la empresa Sueña Monegros (678 436297), encargada en la actualidad de coordinar el programa de visitas.

Es la forma de conocer de cerca y de la mano de los guías, el valor histórico y arquitectónico del monasterio, además de apreciar los murales que visten paredes y techos de la iglesia conventual, del claustro de capillas y de otras dependencias, y que fueron pintados por Fray Manuel Bayeu, cuñado de Francisco de Goya y hermano de Francisco Bayeu, que ingresó en 1760 en la Cartuja de las Fuentes donde desarrolló sus trabajos artísticos durante más de treinta años.

Las anécdotas y sorpresas del público que llega son muchas, incluso han llegado visitantes que tenían un obra del propio Bayeu heredado de sus antepasados, que habían convivido con Goya.

Estas visitas recorren el monasterio de la mano de las explicaciones de un profesor de historia, una guía y una auxiliar, a lo que hay que sumar las curiosidades que narra Alberto Lasheras. Además de facilitar información a los turistas sobre el valor artístico, histórico y arquitectónico del monasterio, ofrecen también información sobre las vicisitudes que han afectado a la Cartuja desde que se creó como la primera fundación cartujana establecida en Aragón en febrero de 1507, y las actuaciones urgentes que en estos momentos se están realizando por parte de la DPH.

La Diputación de Huesca adquirió este conjunto, que permanecía en manos privadas desde la desamortización de Mendizábal, con el objetivo de evitar un mayor deterioro de esta importante figura del patrimonio altoaragonés. Recuperar la Cartuja ha sido una reivindicación de Los Monegros desde hace más de dos décadas, ya que en el año 2013 el monasterio fue incluido por Hispania Nostra en la lista roja de patrimonio que recoge aquellos elementos sometidos a riesgo de desaparición.