El Justicia pide la admisión de alumnos en aulas que no llegan a la ratio mínima

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha hecho públicas dos Sugerencias en las que se solicita al Departamento de Educación que valore la posibilidad de incrementar la ratio para primer curso del segundo ciclo de Educación Infantil en centros que tienen una ratio inferior al límite marcado por la norma.

De aceptar la Sugerencia, una decena de familias podrían escolarizar a sus hijos de 3 años en el colegio que han elegido en primera opción y que, por lo general, es el más próximo al domicilio familiar, distando menos de 100 metros en algunos casos.

Entiende El Justicia de Aragón, que la normativa que rige el proceso de escolarización permite ampliar la ratio hasta 25 alumnos por aula y de hecho así se ha hecho en otros centros como medida excepcional en reconocimiento del derecho de las familias a escolarizar a sus hijos en centros próximos a su domicilio.

La Institución valora estas decisiones de la Administración positivamente “porque contribuyen a facilitar una mayor integración del menor en el entorno de su residencia y permite a los padres compatibilizar mejor sus responsabilidades laborales y familiares” por lo que pide que se adopten también en supuestos similares en los que, además, la ratio ni siquiera llegaría a los 22 alumnos por aula.

El Decreto 30/2016 de 22 de marzo del Gobierno de Aragón que regula el presente proceso de escolarización introdujo algunas modificaciones con respecto a la normativa por la que se ha regido este proceso en los últimos años. Textualmente, recoge que “se implementará la disminución progresiva del número de alumnos por aula, tendiendo al objetivo de un máximo de 22 alumnos por aula en segundo ciclo de Educación Infantil, 24 en Educación Primaria, 27 alumnos por aula en Educación Secundaria y 30 alumnos por aula en Bachillerato”

A juicio de la Institución, del precepto transcrito se desprende que la disminución se debe realizar de forma gradual y escalonada en el tiempo por lo que ha sugerido que se admita a los niños aludidos en las quejas en los centros más próximos a su domicilio “en virtud del principio de igualdad y en estricto cumplimiento del mandado legal que impone la progresividad en la reducción de ratios”