Recuperar el tiempo perdido

Gonzalo Palacín

Diputado del PSOE por la provincia de Huesca

Como todos sabemos, esta semana ha tenido lugar el debate de investidura del candidato Rajoy y puedo afirmar que, habiendo escuchado al candidato y repasado el documento de pacto firmado entre PP y Ciudadanos, soy todavía más consciente del enorme trabajo que tenemos por delante los representantes del Alto Aragón. Nada he oído o leído sobre Huesca o Aragón en sus intervenciones, ni si quiera ninguna mención sobre el medio rural y, créanme, han sido muchas horas de debate.

Además, hay que ser conscientes de la situación de la que partimos: cuatro años y medio en los que la inversión en nuestra provincia por parte del Gobierno Central ha sido nula. Y la inversión es necesaria para que nuestra provincia avance, para que tengamos mejores condiciones y que el Alto Aragón sea más atractivo para los que aquí vivimos o para quienes nos visitan.

Durante la última campaña electoral, si hubo algún asunto en el que todos los candidatos estábamos de acuerdo fue en materia de infraestructuras. Lo estuvimos hasta el punto de coincidir en cuáles eran los proyectos más necesarios para nuestra provincia. Por citar únicamente alguno de los más importantes, me refiero a concluir las obras de las autovías A23 y A21 (Huesca-Jaca y Jaca-Pamplona), poner en marcha el tramo de la A22 entre Huesca y Siétamo, mejorar el trazado y seguridad de la N-260 o la N-230 y, por supuesto, impulsar las obras de mejora del Canfranc para que la reapertura sea una realidad en 2020.

Todos teníamos en cuenta -y espero que lo sigamos teniendo- estas prioridades. Es nuestra responsabilidad no dejar pasar más tiempo y trabajar para desbloquear estos proyectos tan necesarios.

Por todo ello, los representantes del Alto Aragón en el Congreso y en el Senado debemos trabajar con nuestros respectivos partidos para hacer que las reivindicaciones de nuestra provincia sean prioritarias en Madrid.

Y todo apunta a que no va a ser una tarea sencilla, primero, por la situación financiera del país pero también por el peso cuantitativo de nuestra provincia en el conjunto del estado. Por eso, es más necesario que nunca que los representantes del Alto Aragón trabajemos a fondo para que estas inversiones sean una realidad lo antes posible y no suframos cuatro años más de esperas.