Los túneles de Plan, todavía sin semáforos para regular la circulación de vehículos pesados

túneles de Plan

Los vecinos del valle de Gistau lamentan que el Gobierno de Aragón haya incumplido su compromiso de poner en marcha desde estos primeros días de septiembre unos semáforos en los túneles de la carretera A-2609 (única vía de acceso al valle) para solucionar los problemas de circulación de vehículos pesados. Se trata de una reivindicación histórica de esa zona de la comarca de Sobrarbe.

El departamento de Vertebración del Territorio aseguró a principios del pasado mes de julio que este mes ya estarían en marcha los semáforos, como una solución provisional. El alcalde de Plan, José Serveto, señala que todavía no ha comenzado su instalación.

Los túneles de Plan generan “multitud de problemas para el valle”, especialmente en el transporte de viajeros y de mercancías, y también “provocan inseguridad para los turistas”. La instalación de semáforos sería una solución provisional hasta que haya fondos económicos para actuaciones de mayor importancia.

En la actualidad, la altura del gálibo en estos túneles es de 3.7 metros y la anchura media de 5.5 metros dificulta que un vehículo pesado y un turismo puedan cruzarse en el interior. Los semáforos que se iban a instalar “en un plazo de dos meses”; es decir, inicio del mes de septiembre se activarán ante el paso de vehículos de determinada altura; el tiempo de espera en estos caso será de siete minutos.

La consejería de Vertebración del Territorio del Gobierno aragonés presentó las conclusiones del estudio técnico con cinco alternativas para adecuar la vía. Entre las opciones que plantea dicho documento, la más viable (económica y ambientalmente) es la que plantea mejoras sobre el trazado existente; ampliar la anchura, altura y arcenes de los túneles y la ampliación de la vía a través de voladizos.

Esta podría ser, por tanto, la solución definitiva a los problemas en esta carretera, pero es un proyecto “a largo plazo” puesto que la inversión necesaria podría alcanzar los quince millones de euros.

El objetivo del Gobierno de Aragón es “comenzar a trabajar ya” para que el proyecto “pueda ser una realidad”. Por este motivo, el consejero de Vertebración del Territorio y Movilidad, José Luis Soro, indicaba a los alcaldes de Plan, San Juan de Plan, Tella Sin, Gistain y al presidente de la Comarca de Sobrarbe que “cuando los estudios medioambientales sean favorables se comenzará con la redacción del proyecto técnico”, para el que se tendrán en cuenta las propuestas y observaciones de los municipios.

El estudio técnico analiza cinco opciones para la mejora de esta vía de comunicación. Entre las medidas recogidas, los representantes de Plan se decantaban en su momento por la construcción de un nuevo túnel de 2.300 metros que respetase los actuales. Es la medida más costosa que se recoge en dicho estudio; una nueva infraestructura desde e la boca del desfiladero hasta su terminación. En aquel momento, Soro llamaba a “ser realistas” respecto al coste y la duración que entrañarían las obras”.

El alcalde de Plan, José Serveto, indica que esta carretera (en su estado actual) “aísla y limita” al territorio porque muchos visitantes “no quieren exponerse a los riesgos que supone esta vía” y se requieren soluciones “inmediatas”. Estos túneles llevan construidos más de un siglo. Hace aproximadamente medio año, los responsables políticos de Plan, San Juan de Plan y Gistaín reivindicaban soluciones.