Los niños ya han vuelto al cole

colegio alumnos clases mochilas escolar

Caras de sueño y mochilas tan llenas, que hasta costaba subir las escaleras. A las 9 de la mañana las puertas de los colegios se poblaban de niños, que haciendo fila, regresaban a las aulas tras más de dos meses de vacaciones. Este jueves volvían al cole los alumnos de infantil y primaria, más de 18.200 en la provincia de Huesca. De ellos, 1.888 lo hacen por primera vez. Les esperaban las aulas ya preparadas, becas de comedor desde el primer día y nuevos horarios en algunos colegios.

Poco a poco, desde minutos antes de las 9, los alumnos iban llegando con sus carros y mochilas a las puertas de los centros. Alegría por el reencuentro con los amigos, pero pocas ganas de comenzar a estudiar. En muchos casos, a los niños y niñas les cuesta regresar a la rutina, y pensar en volver a clases, deberes y exámenes.

Alguno de ellos sí que se mostraban con ganas de regresar, y habían preparado todo con ilusión. Los días previos se han venido forrando libros y comprando todo el material. El cambiar de clase, subiendo un curso, también es un aliciente para mostrar deseos de volver.

Los padres se debatían entre las ganas que tenían de volver a la normalidad de horarios y organización, y la pena que les da ver que los chavales tienen que volver a su rutina y a estudiar, tras un verano en el que han disfrutado.

En los colegios, estos útlimos días se ha trabajado mucho para tenerlo todo preparado para este regreso a las aulas. Confección de horarios, organización de clases o distribución de tareas. No más, en esta ocasión que cualquier otro curso escolar, cuando los equipos directivos y los profesores dedican los primeros días de septiembre a dejar todo listo para que el regreso a las aulas sea lo más agradable y productivo posible.

La vuelta al cole se ha producido en todos los colegios de la ciudad y la provincia con práctica normalidad.

En el colegio de Aínsa, Asunción Pañart, donde hubo una cierta polémica en estos últimos días porque en las aulas prefabricadas no estaba todo dispuesto, este jueves quedaban dos pizarras sin colgar, en las aulas de 4º. Los profesores decidieron hacer una dinámica de grupo en el patio con los alumnos, por lo que las clases acabaron dándose allí. Desde el departamento de Educación se recordaba que alumnos y profesores podían acceder pefectamente a clase, y si no lo hicieron fue porque se decidió otra cuestión.